Movie Suite© por José D'Laura

viernes, noviembre 23, 2018

First Man: el alunizaje según Damien Chazelle.


El 26 de febrero de 2017, Damien Chazelle se convirtió, a sus 32 años y algunos días, en la persona más joven en ganar el Oscar al Mejor Director. Ese solo hecho lo inscribió por mérito propio en la élite de Hollywood. De hecho, su filme La La Land, por 30 segundos, fue también galardonada con el Oscar a la Mejor Película, pero eso es material para otra crónica.
Chazelle debutó con Guy and Madeline on a Park Bench (2009), un delicioso musical a redescubrir, protagonizado por Jason Palmer y Desiree García. El filme ganó en el Festival de Turín y recibió uno de los galardones más curiosos de la industria: el Premio ICP (Indiewire Critics’ Poll), a la tercera mejor película no distribuida en Estados Unidos.
En 2013, realizó el cortometraje Whiplash, que resultó ser tan exitoso que terminó convertido al año siguiente en el largometraje que fue premiado con dos Oscars: Mejor Edición (para Tom Cross) y Mejor Actor de reparto (para J.K. Simmons).
Con La La Land (2016) se consagró en la cima, logrando empatar el récord de 14 nominaciones al Oscar con: Titanic (1997) y Eva al desnudo (1950). Como sabemos, el filme logró conseguir 6 de esos premios y la mayor controversia de los últimos años en el Premio de la Academia.
Una de las constantes en el cine de Chazelle es que siempre presenta a sus personajes envueltos (o felizmente atrapados) en su cotidianidad. Eso les imprime un carácter de verosimilitud extraordinario y termina por lograr que el público los sienta como vecinos conocidos, sin necesidad de romper la “cuarta pared”.
Precisamente ese elemento es clave para calificar First Man, su biopic sobre Neil Armstrong, el primer astronauta que pisó la luna. La historia la conocemos de sobra: el 21 de julio de 1969, Armstrong pisó superficie lunar y exclamó: “Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”. Bueno, según una teoría de la conspiración, todo eso lo filmó Stanley Kubrick para engañar a los rusos, pero eso también es material para otra crónica.
Ese histórico logro científico es lo que todos recuerdan. First Man se centra en los años previos al alunizaje y a la pesada carga de sacrificios que semejante viaje a la incertidumbre tiene para sus protagonistas principales y sus familiares. Para lograr la empatía del público, Chazelle recurre nueva vez a Ryan Gosling (con su tercera nominación al Oscar prácticamente garantizada), el actor contemporáneo que mejor química logra con sus protagonistas femeninas, para la ocasión, Claire Foy (¿obtendrá también su nominación?).
Chazelle maneja magistralmente sus espacios: el ámbito del hogar de los Armstrong (cálido, libre, apacible), la base de entrenamiento/nave espacial (frío, claustrofóbico, inquietante) y la luna (solitaria, ingrávida, nocturnal). Para eso, utiliza distintos formatos cinematográficos que tienen un indudable efecto en el espectador. Su DP, el sueco Linus Sandgren, ya ganó el Oscar por La La Land y también merece estar nominado nueva vez por su formidable trabajo en First Man.
Obviamente, First Man tiene ecos de un par de clásicos del género, especialmente de 2001: Odisea del espacio (¿quién no ha estado en algún momento a la sombra de Kubrick?) y Solaris, la joya del Maestro Andrei Tarkovski. Donde Kubrick pone a Richard Strauss, Chazelle le pide a Justin Hurwitz que se tire una melopea con el mismo motivo. Donde Kubrick lo deja todo en silencio, Chazelle deja esa vaina así; donde Tarkovski mete psicología, Chazelle se rige por los dictados del libro en que se basa la película. Porque, para cumplir con el rigor del género, en realidad son dos viajes: uno hasta la superficie de la luna y otro hacia el interior del alma de Armstrong, destinada a superar el dolor de la pérdida y echar pa’lante.
Anótela, First Man es uno de los mejores estrenos de 2018.
First Man (2018). Dirección: Damien Chazelle; Guion: Josh Singer, basado en el libro “First Man: The Life of Neil A. Armstrong”, de James R. Hansen; Fotografía: Linus Sandgren; Edición: Tom Cross; Música: Justin Hurwitz; Elenco: Ryan Gosling, Claire Foy, Corey Stoll, Kyle Chandler.