Movie Suite© por José D'Laura

miércoles, enero 18, 2017

The Salesman: lo nuevo de Asghar Farhadi.

Uno de los mejores parámetros para medir la excelencia de una cinematografía es su desempeño en los festivales internacionales. El cine iraní ha demostrado con creces ser uno de los más renovados y laureados de los últimos años.
El llamado “cine motefaved”, películas hechas bajo la influencia del Neorrealismo y la Nueva Ola, tiene a Abbas Kiarostami, uno de sus indiscutibles Maestros. Precisamente, Kiarostami ayudó a poner a Irán en el mapa cinematográfico mundial cuando ganó la Palma de Oro en Cannes con El sabor de los cerezos (1997). Tres años después, Bahman Ghobadi consiguió la Cámara de Oro del mismo festival con Un tiempo para la ebriedad de los caballos.
Ya desde 1995, comenzamos a sospechar algo cuando Jafar Panahi ganó la Cámara de Oro con El globo blanco. Con El círculo (2000), Panahi consiguió el León de Oro del Festival de Venecia; con Offside (2006), el Oso de Plata en Berlín; y con Taxi Teherán (2015), el Oso de Oro en Berlín.
En 1997, el cineasta Majid Majidi consiguió el Gran Premio de las Américas del Festival de Montreal con Los niños del cielo, el primer filme iraní en ser nominado al Oscar. Con Baran (2001), ganó de nuevo el Gran Premio de las Américas.
La larga introducción nos sirve para llegar hasta Asghar Farhadi. Con A propósito de Elly (2009) ganó el Oso de Plata en Berlín. Su consagración le llegó dos años después con Una separación, primer filme iraní en ganar el Oso de Oro en Berlín, conjuntamente con los Osos de Plata al mejor actor y la mejor actriz. También fue la primera película de Irán en ganar el Oscar.
Farhadi ha patentizado una manera muy especial de escribir sus guiones: una estructura de capas, en que los eventos dramáticos se sobreponen unos a otros, tejiendo un hilo hipnótico absolutamente impresionante.
Esa estructura es la que vuelve a usar en The Salesman, filme que el pasado año obtuvo en Cannes los premios al mejor guion y mejor actor (Shahab Hosseini). Como siempre, Farhadi obliga al espectador a mantenerse activo frente a su propuesta dramática: así mientras algunos ven mucho comentario social sobre Irán, otros saborean con deleite esta especie de “cuento moral”, es decir, una historia con moraleja.
Lo que ningún buen cinéfilo puede es permanecer indiferente a la poderosa construcción dramática que asume Farhadi, cuando toma personajes de la vida diaria y los coloca en situaciones de extraordinaria tensión.  Esa sola decisión le certifica la universalidad de sus temas y garantiza su impacto en las audiencias de todo el mundo. Para los que llevan notas: siendo local, logra emociones globales.  
Como Maestro en su estilo, ya Farhadi se permite la oportunidad de incluir el mundo del teatro en su filme. Un abierto homenaje a sus estudios: es graduado en Teatro, con un BA en Artes Dramáticas y una Maestría en Dirección de la Universidad de Teherán. Y lo hace con una obra fundamental: La muerte de un vendedor, el clásico de Arthur Miller.
The Salesman fue seleccionada la Mejor Película Extranjera por el National Board of Review de Estados Unidos. Es el simple reconocimiento de que estamos frente a uno de los cineastas más importantes de nuestro tiempo, incluido como una de las “100 personas más influyentes” de la revista TIME.


The Salesman (Forushande). Dirección y guion: Asghar Farhadi; Fotografía: Hossein Jafarian; Música: Sattar Oraki; Edición: Hayedeh Safiyari; Elenco: Shahab Hosseini, Taraneh Alidoosti, Babak Karimi.