Movie Suite© por José D'Laura

martes, abril 01, 2014

Cine versus intolerancia religiosa.

El Cine es la forma artística más importante de nuestro tiempo y, dado su gran impacto en el público, la que más escándalos produce. Son muchos los filmes que han llamado la atención de grupos (religiosos, políticos, raciales, ignorantes) que se sienten ofendidos y que han usado su influencia para tratar de censurar o prohibir su exhibición pública.
Desde los mismos inicios del cine filmes como El nacimiento de una nación (1915, David Griffith) y La edad de oro (1930, Luis Buñuel) provocaron airadas reacciones que llevaron incluso a quemar las salas de cine en las que se proyectaba.
Ahora que Noé (dirigida por Darren Aronofsky, ay!) ha debutado en el primer lugar de las taquillas en Estados Unidos se hace pertinente hacer una rápida revisión de los filmes que han sido atacados por la intolerancia religiosa.
Como se sabe, Noé se ha prohibido en muchos países islámicos, donde retratar a un profeta es un tabú. Las autoridades de varios países en el Medio Oriente, incluyendo Catar, Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos, prohibieron su exhibición. También se sumó Indonesia.
Hace unas semanas, en Estados Unidos la película animada Frozen (la película de animación más taquillera de la historia, con recaudaciones mundiales de más de $1,072 millones de dólares) fue cuestionada por el pastor Kevin Swason, de la Iglesia de la Reforma, quien acusó al filme de ser “una agenda gay”. Un artículo de la revista National Catholic Register aseguraba que existían argumentos para esa sospecha.
Una de las polémicas más recordadas fue la de Viridiana (1961, Luis Buñuel) rodada en España y que logró burlar la rígida censura del dictador Francisco Franco. Luego de que ganara la Palma de Oro en Cannes, Franco destituyó al director general de cine y ordenó que se quemaran todas las copias del filme.
La última tentación de Cristo (1988, Martin Scorsese): fue duramente criticada por la Iglesia Católica por considerarla blasfema contra la imagen de Jesús. En los Estados Unidos fue exhibida con poco respaldo del público, pero en la mayoría de los países latinoamericanos fue prohibida su exhibición.
El Rey León fue un éxito de taquillas y el Instituto Americano del Cine la ubica en el 4to. Puesto dentro de las 10 mejores películas de animación. Pero el activista conservador Donald Wildmon vió mensajes ocultos un unas nubes que “promovían la promiscuidad sexual.”
En 2003, Mel Gibson fue víctima de sus comentarios homofóbicos y su filme La pasión de Cristo desató todo tipo de críticas de parte de la comunidad judía en Estados Unidos, quienes argumentaban que no se sentían correctamente representados en el filme. Con el apoyo de la Iglesia Católica, el filme recaudó más de $370 millones de dólares, sólo en Estados Unidos.
Hace tres años, La actriz iraní Marzie Vafamehr fue condenada a un año de prisión y a 90 latigazos por su participación en la película Mi Teherán a subasta.  El otro caso iraní es el de Esto no es una película, del cineasta Jafar Panahi, condenado a seis años de cárcel. Él no puede salir de Irán, pero su filme ganó reconocimiento en Cannes.
En  2012, violentos incidentes de protesta se vivieron en muchos países luego de que se supiera de una cosa llamada La inocencia de los musulmanes, hecha en California con muy poca calidad por Sam Bacile, un vendedor de inmuebles que tuvo que esconderse y luego fue llevado a prisión.                

Ya lo dijo Einstein: “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.”