Movie Suite© por José D'Laura

jueves, septiembre 20, 2012

Las películas más polémicas del Cine


El Cine es la forma artística más importante de nuestro tiempo y, dado su gran impacto en el público, la que más escándalos produce. Son muchos los filmes que han llamado la atención de grupos que se sienten ofendidos y que han usado su influencia para tratar de censurar o prohibir su exhibición pública.

Desde los mismos inicios del cine filmes como El nacimiento de una nación (1915, David Griffith) y La edad de oro (1930, Luis Buñuel) provocaron airadas reacciones que llevaron incluso a quemar las salas de cine en las que se proyectaba.

Una de las polémicas más recordadas fue la de Viridiana (1961, Luis Buñuel) rodada en España y que logró burlar la rígida censura del dictador Francisco Franco. Luego de que ganara la Palma de Oro en Cannes, Franco destituyó al director general de cine y ordenó que se quemaran todas las copias del filme.

Stanley Kubrick fue un Maestro que encontró mucha adversidad cuando rodó Lolita (1962). El escándalo por el filme basado en la novela de Vladimir Nabocov, sobre una adolescente que es seducida por un hombre mayor fue tal que el filme se prohibió en varios países de Europa.

En 1972, Bernardo Bertolucci escandalizó medio mundo con El último tango en París, un filme que mostraba fuertes escenas de sexo entre los personajes protagonistas como expresión de su soledad, de su aislamiento del mundo.

La última tentación de Cristo (1988, Martin Scorsese): fue duramente criticada por la Iglesia Católica por considerarla blasfema contra la imagen de Jesús. En los Estados Unidos fue exhibida con poco respaldo del público, pero en la mayoría de los países latinoamericanos fue prohibida su exhibición.

Oliver Stone presentó en J.F.K. (1991) su teoría de que el presidente Kennedy fue asesinado como parte de un golpe de estado del stablishment norteamericano que promueve la guerra como industria que rinde grandes beneficios.

En 1992, Bajos instintos (Paul Verhoeven) provocó la ira de grupos de homosexuales que alegaban que el filme se basaba en prejuicios contra personas de distinta orientación sexual. Por el otro lado, algunos grupos conservadores obligaron a hacer cortes a las escenas de sexo que consideraron excesivas. El resultado fue de más de $100 millones en taquilla y Sharon Stone convertida en símbolo sexual.

Más recientemente, Mel Gibson fue víctima de sus comentarios homofóbicos y su filme La pasión de Cristo desató todo tipo de críticas de parte de la comunidad judía en Estados Unidos, quienes argumentaban que no se sentían correctamente representados en el filme. Con el apoyo de la Iglesia Católica, el filme recaudó más de $370 millones de dólares, sólo en Estados Unidos.

De su lado, Fahrenheit 9/11 (2004, Michael Moore) cuestionó duramente las políticas del presidente George Bush y la derecha conservadora de Estados Unidos para aprovecharse de los eventos del 11 de septiembre para promover la guerra en Irak y Afganistán. Hasta el momento es el único documental que ha conseguido más US$100 millones en taquillas en Estados Unidos.

Apenas el pasado año, La actriz iraní Marzie Vafamehr fue condenada a un año de prisión y a 90 latigazos por su participación en la película Mi Teherán a subasta.

El otro caso iraní es el de Esto no es una película, del cineasta Jafar Panahi, condenado a seis años de cárcel. Él no puede salir de Irán, pero su filme ganó reconocimiento en Cannes.