Movie Suite© por José D'Laura

miércoles, diciembre 13, 2017

“Hay un país en el mundo”: pertinente canto a la dominicanidad.

José Enrique Pintor tiene la cualidad del buen cineasta: siempre nos sorprende agradablemente con cada cosa que hace. Desde el drama de denuncia social como La cárcel de La Victoria (2004) hasta la comedia con vocación taquillera como Sanky Panky (2007), pasando por proyectos tan socialmente sensibles como Mañana no te olvides (2017).
Ahora nos presenta el documental Hay un país en el mundo, título el famoso poema de Pedro Mir, que no es más que un valiosísimo y pertinente canto a la dominicanidad. Cuando el público lee “documental” piensa que trata de algo didáctico, pero aburrido. Nada más alejado de la verdad: hay una alegría contagiosa que nos habita cuando vemos Hay un país en el mundo, tanta, que a cualquiera le entran hasta ganas de bailar, aspecto bien conocido de nuestra dominicanidad.
Hay un país en el mundo es la exposición de muchos de los aspectos que conforman nuestra dominicanidad: desde nuestra historia, arquitectura, creencias, creatividad, gastronomía, literatura, pasando por el colorido de nuestros barrios y enlazados por algunos de nuestros temas musicales más emblemáticos. Bueno, con un cancionero como el dominicano, siempre algún tema se extraña, pero los incluidos en la banda sonora de Hay un país en el mundo, son parte indiscutible del soundtrack de nuestras vidas.
Para mencionar solo unos cuantos de los artistas que aparecen cantando, breve lista: Joseíto Mateo, Milly Quezada, Sergio Vargas, Peña Suazo, Kinito Méndez, Miriam Cruz, Fefita La Grande, Anthony Ríos, Niní Cáffaro y Rafael Solano, entre otros, que interpretan una selección de 20 canciones representativas de la cultura musical de nuestro país, bajo los arreglos de Antonio González. Sí, es posible que ya se lo imagine: Hay un país en el mundo es una auténtica fiesta celebración de nuestra identidad.  
Y se me ocurre que nada más pertinente para consumo de todos los dominicanos en este momento de nuestra historia en que muchos piensan que peligra nuestro futuro como nación: somos un pueblo que ha sabido levantarse de todas las adversidades y hasta cantarlo en un buen merengue. Hay un país en el mundo valoriza y ensalza nuestros buenos valores a prueba de todo, esa alma buena que es común en cualquier dominicano, capaz de ser solidario como el que más.
En palabras del propio Pintor: “Es tiempo de descubrir lo que somos, de entender de dónde venimos, de valorarnos individualmente y como colectividad, de apreciar las pequeñas y las grandes cosas que nos rodean”. Nada más apropiado en estos tiempos de confusión.
Hay un país en el mundo ha sido posible gracias al respaldo del Banco BHD León, materializado gracias a la Ley de Cine. No se me ocurre mejor regalo al pueblo dominicano, en el contexto de responsabilidad social que ha mostrado esa empresa y esa familia.
Creo que todo aquel que se sienta dominicano tiene el deber de ver este excelente trabajo, recomendarlo a la familia, a los amigos. Y llegado el momento, que se integre como material didáctico en todas nuestras escuelas y colegios del país. Así de valioso es Hay un país en el mundo.


Hay un país en el mundo (2017). Dirección y guion: José Enrique Pintor; Cinematografía: Elías Acosta; Edición: Judy Ciprián; Música: Antonio González.