Movie Suite© por José D'Laura

lunes, febrero 13, 2017

Elle, lo nuevo de Paul Verhoeven.

Paul Verhoeven es un director holandés que se dio a conocer internacionalmente con su segunda película Delicias turcas (1973), con la que incluso consiguió una nominación al Oscar a la Mejor Película Extranjera.
La deliciosa manera en que Verhoeven cargaba sus filmes de cierto contenido erótico se convirtió, desde el primer momento, en su sello personal. Bajo esa premisa, dirigió una joyita a descubrir por todos los interesados: El cuarto hombre (1983).
Por supuesto, Hollywood le hizo una oferta que no pudo rechazar.
En Estados Unidos, Verhoeven se dedicó a dirigir sonoros éxitos comerciales: vainas de ciencia ficción repletas de acción como: Robocop (1987) y Total Recall (1990); y filmes provocadores como: Bajos instintos (1992) y Showgirls (1995), a la que los mojigatos gringos crucificaron con la calificación más terrible: NC-17.
Verhoeven mantiene intacta esa capacidad de provocación con su nuevo filme Elle, thriller con carga erótica protagonizado por una increíble Isabelle Huppert. Punto y aparte.
Isabelle Huppert es la Meryl Streep de Europa. Una actriz extraordinaria con una carrera extraordinaria, como se puede colegir a partir de la impresionante cantidad de premios recibidos: Huppert es la actriz con mayor cantidad de películas seleccionadas en Cannes, el festival más prestigioso del mundo, en donde ha ganado en dos ocasiones: Violette Noziére (1978, Claude Chabrol) y La pianista (2001, Michael Haneke). Es la actriz con más nominaciones al César, con 16, premio que ganó con La ceremonia (1995) dirigida por Claude Chabrol.
Ser dirigida por Chabrol a Huppert le ha funcionado maravillosamente: en Venecia ha ganado con dos filmes: Un affaire de femmes (1988) y La ceremonia y en el Festival de Moscú con Madame Bovary (1991).
En 2003, el Festival de San Sebastián le entregó el Premio Donostia a la trayectoria. También la han reconocido: Premios EFA, Estambul, Karlovy Vary, Locarno y Hamburgo. 
Por Elle, un filme que depende totalmente de su personaje, ya ha recogido una avalancha de estatuillas: el Globo de Oro, el Premio Lumiére, los premios del Círculo de Críticos de New York y Los Angeles, el premio del Festival de Palms Spring, el CinEuphoria y un largísimo etcétera.
A sus 63 espléndidos años, Huppert se embarca en el papel de Michèle, una exitosa mujer de negocios que es violada en su casa, una escena con una fisicidad escalofriante, que requiere de todo su compromiso y esfuerzo.
A partir de este hecho consumado, Verhoeven construye un poderoso thriller que va mucho más allá de la simple presentación de posibles sospechosos para despistar al espectador (el violador usaba un pasamontañas y no podemos determinar a ciencia cierta su identidad) y la manera en que la víctima lidia con su trauma: desde ver a todo el mundo con temor, hasta confesarlo a sus amigos íntimos y comprar los artilugios que les permitirán preparar su venganza.
La forma indiferente, casi determinista, en que la víctima asume su terrible experiencia no permite que el público se identifique completamente con ella. El gran mérito de Huppert es superar la incredulidad que conspira contra su personaje, con una maestría pocas veces vista en los últimos años.
Aquí es importante acotar otro de los rasgos del cine de Verhoeven: casi siempre se permite analizar la sociedad que retrata. Para el caso la misógina atmósfera de machos depredadores que rodea al personaje no es casual: un ex que no respeta las reglas de la separación, unos compañeros de oficina que la acosan con insistencia, un despistado hijo que tiene cerebro sin estrenar, un vecino que apenas disimula su lascivia.
Contra todo y contra todos, el personaje interpretado por Huppert deberá librar su batalla de liberación particular, con sus distintas intensidades, con sus peculiaridades. Y en muchos casos, la Huppert lo resuelve con un gesto facial, un lenguaje absolutamente efectivo cuando se realiza con la certidumbre de esta memorable actuación.
Elle funciona perfectamente como la declaratoria de eterna juventud de dos grandes del cine europeo: Paul Verhoeven e Isabelle Huppert.


ELLE (2016). Dirección: Paul Verhoeven; Guión: David Birke, basado en la novela de Philippe Djian; Fotografía: Stéphane Fountain; Música: Anne Dudley; Edición: Job ter Burg; Elenco: Isabelle Huppert, Laurent Lafitte, Jonas Bloquet.