Movie Suite© por José D'Laura

martes, septiembre 23, 2014

Bitácora del Festival Fine Arts 2014

Como cada año para estas fechas, vuelve el Festival Internacional de Cine Fine Arts. Zumaya Cordero, su directora, es una de las mujeres más laboriosas que conozco y con la pasión que le imprime a cada proyecto que emprende, junto a su formidable equipo, ha convertido al Fine Arts en una de las mejores referencias del cine internacional para quienes devoran historias y sueñan quimeras.
Nueva vez me convoca a ser parte del Jurado Oficial, magnífica oportunidad para compartir experiencias con gente del calibre de: Desiree Reyes (quien es la Presidenta), Amelia Deschamps, Joan Prats, Alfonso Quiñones, Pachico Tejada y José Rafael Sosa. Todo será Séptimo Arte en los próximos días. El único problema será sobrevivir cuerdo en la Ciudad de la Furia.

Noche Inaugural:
Salir bien escoltado de Santiago es una experiencia nueva: Ney Zapata, Xiomara de Zapata y Reyna Mendoza me acompañan en la conquista de Santo Domingo, con parada en Jacaranda.
Llegar a la capital  y, de inmediato, nos recibe con su famoso tapón de las 5:00 de la tarde. Anoto en la libreta: “Anticipar la salida.”
En la sala, saludar a los cinéfilos habituales: Desireé Reyes (honorable Presidenta del Jurado), Martín Díaz Bello, Ana y Félix Manuel Lora, Yvette Marichal (Directora de la DGCine), al cineasta Tabaré Blanchard, a la actriz Celinés Toribio, a los jurados Amelia Deschamps, Joan Prats, (al bailador de salsa) Alfonso Quiñones, José Rafael Sosa y Pachico Tejada.
Yo soy la salsa llenó la sala de identidad latina, de caderas cimbreantes, de sabor afro-caribeño en el NY de los 60, de la mano de un santiaguero ilustre, Johnny Pacheco, quien estuvo presente en la gala. También le acompañó Ismael Miranda, “el niño bonito de la Fania”, uno de los ídolos de mi adolescencia salsera. 

La noche terminó en el piso 18 de Novo Centro, realmente en las alturas y con una orquesta nítida que acompañó a Ismael Miranda, José Alberto y Alex Matos.

Día 1:
La comitiva de Santiago se presentó a Chilli’s a dar un ejemplo de gozadera. Describir lo sabroso que Baby Churrasco es una pérdida de tiempo. Y del Molten Chocolate Cake, mejor ni escribo: eso debe ser ilegal en alguna parte del mundo.
estaba el
Cerramos la tarde pescando el filme Fading Gigoló (John Turturro) que no vimos en su única presentación en la Ciudad Corazón, hace unas semanas. En plan entrenamiento, quien suscribe degustó Pasión inocente (Drake Doremus) para cerciorarme del enorme talento de una estrellita inglesa que responde al nombre de Felicity Jones.
Frase del día: “Hay estilos de vida más baratos, pero no llegan a estilo.”

Día 2:
Como en una película de Hitchcock, uno se pregunta: “¿qué tan tarde puede ser cuando abra los ojos?”. Abrí los ojos y el reloj marcaba “3:47 am” y, como en una película de Hitchcock, me llené de pánico.
La responsabilidad festivalera sugiere arrancar con todas las ganas de agotar la agenda de presentaciones: cine, mucho cine y todo lo demás en suspenso. Parte de la mañana fue armar un calendario que, de no sufrir cambios, permitiría ver la Sección Oficial y también una que otra joyita de las que se presentan en “Mundos de magia”.

A primera hora, la española 10,000 km (Carlos Marqués-Marcet) presenta las dificultades de Alex y Sergi, cuya relación es puesta a prueba cuando ella debe marcharse a Los Angeles y vivir un año a la distancia que indica el título del filme. Luego la brasileña A Busca (Luciano Moura) cuya trama de un padre detrás de su hijo adolescente que desaparece del hogar, la convierten en una “road-movie” con todas las de la ley y que cumple a cabalidad con una ley dramática infranqueable: un viaje siempre implica traslación de un sitio a otro y un cambio en la forma de pensar. La noche la cerramos con la colombiana Gente de bien (Franco de Lolli), drama sobre un padre que, de repente, recibe para cuidar a su hijo de 10 años, un hijo con el que no tiene ningún vínculo afectivo y una tarea para la que no tiene la menor habilidad, y la ayuda que le brinda una mujer de clase alta.

Día 3:
Los reportes se reciben desde Santiago: todo arrancó muy bien por allá con Cantinflas (Sebastián del Amo), que también ya vieron una parte del Jurado. Cada día, este filme protagonizado por Oscar Jaenada gana más fuerza en su camino al Oscar.
En la sede central, arrancamos con Todos están muertos (Beatriz Sanchís), sobre la atribulada vida de una ex-estrella de rock. En segunda función, Manto acuífero (Michael Rowe) indaga el interior de Caro, una niña de 8 años cuyo drama es encontrarse de nuevo con su padre. No pude contener las ganas de ver Life Itself (Steve James) a tercera hora: un sentido, divertido y melancólico homenaje a Roger Ebert, uno de los críticos de cine más conocidos del mundo. Una parte del Jurado ha visto Relatos salvajes (Damián Szifrón), sólo para confirmar la sospecha de que se encuentra a la cabeza para optar por los premios del Fine Arts. El club de “Fans de Ricardo Darín” ha enviado hasta una foto por WhatsApp.

La noche cerró con la entrega de valiosos presentes de Ron Barceló y Stella Artois, patrocinadores del festival. ¡Ay!, si no fuera por esta tos.

Día 4:
Mi garganta sabotea abiertamente mis posibilidades de sobrevivencia en la Ciudad de la Furia, Para mi suerte, alguien inventó Colubiazol. El Jurado fue convocado a las 3:00 de la tarde para un pase privado de Conducta (Ernesto Daranas), un filme que pasa inventario a las miserias del cubano contemporáneo desde la óptica de Carmela, profesora que ha visto cómo se pierden las esperanzas de que las cosas mejoren.
Luego vino la debacle: Maicol Yordan de viaje perdido (Miguel Gómez), una comedia costarricense con poco nuevo que ofrecer. Como unas van de cal, otras van de arena: Wetlands (David Arent), la historia de una adolescente con extrañas actitudes respecto a la higiene y la sexualidad, formidablemente actuada por Carla Juri.

Día 5:
La mañana fue tan laaarga que pareció post-inaugural. A eso contribuye que la garganta continúa el sabotaje.
En la sala, The Lunchbox (Ritesh Batra) llenó las expectativas de carcajadas del público que abarrotó la función. A segunda hora, experimentamos un total cambio de matiz con The Immigrant (James Gray), sobrio drama sobre una polaca que llega a los Estados Unidos de 1921. Como es habitual, Marion Cotillard ofrece un recital de actuación. Para cerrar la noche, una deuda que no dejaría pendiente: October November, del Maestro Götz Spielman  quien, con una habilidad extraordinaria, construye un potente drama sobre dos hermanas en conflicto.

Día 6:
Una mañana de cansancio de anciano, producto de una deuda de varias horas de sueño.
Pero una buena pasta le mejora el semblante a cualquiera. Así, con renovadas energías, entramos a ver Stella Cadente (Luis Miñarro), un filme extraño que descoloca al espectador y lo deja fuera de cuadro, preguntándose “¿Cómo es posible?”.
A segunda hora, estuvo mucho mejor con When I Saw You (Annemarie Jacir): una efectiva historia de refugiados palestinos en la Jordania de 1967, vista a través de los ojos de Tarek, un niño de 11 años. La noche la cerramos con Violette (Martin Provost): un drama sobre la relación entre Violette Leduc perdidamente enamorada de Simone de Beauvoir, mentora y musa.

Día 7:
He compartido el desayuno con Yuliet Cruz y Armando Valdés, protagonistas de Conducta. Precisamente, partieron para Santiago a media mañana para presentar el filme en la Ciudad Corazón. Mañana es su prueba de fuego con el público de Santo Domingo.
Amelia, Joan, José Rafael y quien suscribe hemos visto los cortometrajes en competencia. Uno detrás del otro para cumplir con esa responsabilidad. Creo que los realizadores dominicanos necesitan mayor preparación en ese aspecto.
En la sala, la primera sesión fue para Güeros, impresionante debut para su director, Jorge Ramírez-Suárez, que viene recomendada por su premio en Berlín. A segunda hora, Club Sandwich (Fernando Eimbcke) explora las tensiones que surgen entre una madre y su hijo de 15 años, cuando este despierta a la adolescencia y sus nuevas necesidades de amor y sexo. Para cerrar con broche de oro, Relatos salvajes (Damián Szifrón), maravilloso mosaico de 6 historias sobre la gente que pierde el control, a partir de un inteligentísimo libreto y diálogos de primera, que hacen las delicias del público.

Día 8:
Uno toma todas las previsiones de lugar, los jarabes que recetan las circunstancias, los cuidados posibles y sólo para darse cuenta de que no hay remedio contra la nostalgia del hogar. Me rindo ante el malestar, sin cauda física visible, que me agobia.
Ventaja de Jurado veterano: el único filme que tenía programado para hoy era La tercera orilla, lo nuevo de Celina Murga presentado nada más y nada menos que por Martin Scorsese, Murga se mueve como pez en el agua cuando retrata estructuras familiares del común de la gente. Nada de rebuscamientos innecesarios, ni piruetas técnicas: gente de carne y hueso con problemas de los que hemos sido parte o testigos, padres con dos familias y con sólo una de ellas reconocida ante la sociedad. A segunda hora, Yuliet Cruz y Armando Valdés sorprendieron a los asistentes a la presentación de Conducta (Ernesto Daranas).
Luego de esta presentación, nos fuimos a La Galería, en donde tomamos desprevenida a la Fine Arts en Puerto Rico. A celebrar con limonada se ha dicho.
cumpleañera Yuliet, bizcocho y globos incluídos. Para coronar con buenas nuevas la noche: Armando y Alina Rodríguez fueron anunciados como ganadores en la clausura del

Día 9:
La fecha se hizo propicia para pagar mi visita festivalera a MovieMax y, de paso, hurgar por alguna que otra joyita abandonada entre anaqueles. Me encontré La historia oficial (Luis Puenzo, primer filme latinoamericano en ganar el Oscar), Abel (Diego Luna) y hasta Nebraska (Alexander Payne), para disfrutar con toda la parsimonia que requiere la ocasión.
En la sala, Viajo sola (Maria Sole Tognazzi) se dejaba escuchar en doblaje español que le resta la mitad de la gracia a esta mujer soltera que se replantea su vida, su éxito y sus planes para el futuro. Luego, la venezolana Libertador (Alberto Arvelo), con sus 50 millones de dólares de costo, nos presenta a Simón Bolívar como el líder de las luchas de independencia de varios países sudamericanos. Una propuesta que debe mucho a la estética hollywoodense en la que los conflictos sociales se reducen al mínimo y se explota el carácter mesiánico del líder revolucionario.

Día 10:
En Santiago, mi Comité de Apoyo Emocional ha disparado las alarmas en torno a mi condición psico-física en Santo Domingo y han enviado a Reyna Mendoza para que se cerciore de la situación, ocasión que aprovechamos para llegarnos a Friday’s en las primeras horas de la tarde.
En la sala, Cantinflas (Sebastián del Amo) llenaba toda la sala con la gracia de Mario Moreno, encarnado de forma brillante por Oscar Jaenada. A segunda hora, Gente en sitios, de Juan Cavestany, un filme absolutamente experimental, rodado cámara en mano y sin presupuesto, que nos parece no logra del todo atraparnos en su red. Grandes estrellas del cine español en cameos y una que otra chispa que se queda en historia por desarrollar.
A estas alturas del juego, sólo quedan pilas para irse a acostar.

Día 11:
En día de deliberaciones. Tiempo de pasar balance a lo que más nos ha gustado del Fine Arts. Temprano envié mi quiniela a los demás miembros del Jurado. En cada una de las categorías, las simpatías se han polarizado en torno a una o dos candidaturas y creo que no habrán sorpresas mayores. Es día de deliberaciones y todos afinan su mejor argumento a favor de los elegidos.

Esta es la lista de ganadores del Fine Arts 2014:
Mejor Película: Relatos salvajes (Damián Szifrón)
Mejor Director: Damián Szifrón por Relatos salvajes.
Mejor Actor: Armando Valdés por Conducta.
Mejor Actriz: Erica Rivas por Relatos salvajes.
Premio Especial del Jurado: Yo soy la salsa (Manuel Villalona)

Premio Orange del Público: Relatos salvajes (Damián Szifrón)