Movie Suite© por José D'Laura

lunes, noviembre 29, 2010

Jean Gentil: el rostro de una tragedia


Jean Remy Genty es un Gentil que huye de la desesperanza que habita su natal Haití y busca sobrevivir en Dominicana. Tan simple como eso.

Jean Remy Genty es un profesor de idiomas y busca ganar el pan de cada día con el sudor de su lengua. También busca lograr, con su ilimitado carisma, que todos le comprendan y muestren alguna solidaridad. Tan complicado como eso.

Jean Gentil es el poderoso drama que han construído Laura Amelia Guzmán (dominicana) e Israel Cárdenas (mexicano) con un admirable toque documental, demostrativo de su talento cinematográfico.

Sin complicaciones argumentales innecesarias, Jean Gentil muestra las penurias, las humillaciones, las miserias cotidianas que deben enfrentar no sólo los emigrantes haitianos en Dominicana, sino los exiliados de la pobreza en todo el mundo.

Jean Gentil le pone rostro a una tragedia de proporciones bíblicas: Haití se cae a pedazos mientras la comunidad internacional le castiga con su indiferencia, con sus promesas incumplidas, con sus discursos plagados de retórica y nada más.

Jean es un gentil que, en la jungla de asfalto, se siente discriminado: a pesar de su preparación como profesor de idiomas, sólo puede aspirar a conseguir trabajo en el sector de la construcción, labor de la que (sospechamos) no tiene la menor idea.

Jean es un gentil que, ante la indiferencia del mundo, escucha y se refugia en el llamado de la madre tierra a la que roba algunos frutos, ante la mirada celosa de otro gentil que también ha huido de la miseria. Nunca un mango supo tan sabroso.

Jean es un gentil que, como todos, ahoga sus penas en un mar de cervezas y bachatas. Como todos, se refugia en lo espeso de la noche para perder su inocencia a cambio de algún placer carnal, bombillitas de colores incluídas.

Jean es un gentil cuyo norte es el oeste, un Haití devastado por la fuerza de un terremoto implacable, por la incapacidad de sus tiranos, por la explotación despiadada desde épocas coloniales, por la ignorancia acumulada en el tiempo de la oscuridad.

Jean Gentil es una realidad expuesta sin adornos, ni complicidades. Una realidad que debe motivarnos a reflexionar, a plantear búsqueda de soluciones.

Jean Gentil es la mejor demostración de que, en Dominicana, podemos hacer cine de calidad internacional.