Movie Suite© por José D'Laura

jueves, febrero 19, 2009

Premios de la Academia: pronósticos 2009

Considerando: que los Premios Oscar son el evento más glamoroso del año, la alfombra roja más vista y la ocasión para vestir las mejores galas.
Considerando: que los Premios de la Academia son la culminación de un formidable proceso de mercadeo y son, cada vez, más previsibles.
Considerando: la naturaleza gremial del Premio de la Academia, es decir, que es un premio de la Industria del Cine a sí misma.
Considerando: que, por lo mismo, el Premio de la Academia no es necesariamente el reconocimiento al mejor cine del año.
Considerando: que aún así la mayoría de las nominadas contienen más de un elemento de excelencia en su realización.
Considerando: que no se vale despotricar contra las nominaciones, que para eso tenemos el Casandra.
Considerando: que es un deber ineludible de todo aquel que ejerce la crítica de cine bailar también en la fiesta del (negocio del) cine.
En virtud de las atribuciones que me confieren los artículos del Decálogo del Crítico de Cine, emito los siguientes pronósticos:
Mejor Película: Slumdog Millionaire.
Mejor Director: Danny Boyle por Slumdog Millionaire.
Mejor Actor: Mickey Rourke por The Wrestler.
Mejor Actriz: Kate Winslet pot The Reader.
Mejor Actor secundario: Heath Leger por El caballero de la noche.
Mejor Actriz secundaria: Penélope Cruz por Vicky Cristina Barcelona.
Mejor Filme de animación: Wall-E.
Mejor Filme Extranjero: Vals con Bashir (Ari Folman, Israel).

En Santiago de los Caballeros, a los 50 días del año del cine invisible.

lunes, febrero 16, 2009

El curioso caso de Benjamin Button

A David Fincher siempre le admiraré porque dirigió el video de Englishman in New York de Sting, uno de mis cantautores favoritos. Ahora bien, independientemente de mis preferencias, desde sus primeros trabajos ya se notaba la capacidad sobrenatural de Fincher para crear escenas laberínticas (Les adelanto la mejor del filme: “Daisy atropellada en París”).
Incluso, en las dos ocasiones anteriores en que ha dirigido a Brad Pitt, Seven (1995) y Fight Club (1999), es evidente su talento para recrear ambientes. Esa condición lo hacía un candidato natural para dirigir un proyecto como El curioso caso de Benjamin Button.
Lo curioso de Benjamín Button son las similitudes que guarda con otro personaje de ficción para el cine: Forrest Gump.
Veamos: ambos están basados en novelas, Button producto de la imaginación de F. Scott Fitzgerald y Gump de Winston Groom. El colmo es que las dos adaptaciones para el cine las hizo Eric Roth.
En ambos casos, la televisión está omnipresente como testigo de la historia. En Benjamín Button, se añade alguna anécdota humorística de un personaje-pararrayos que se dosifica a lo largo del filme.
Ambos personajes sirven como excusa perfecta para inventariar los hechos importantes de dos etapas de la historia americana reciente. En el caso de Button, desde la New Orleáns de 1918 hasta el huracán Katrina, obvias contribuciones del guionista.
Ambas películas se sirven de los mejores efectos visuales para adentrarnos en la historia que cuentan y eso es loable. Me explico: en la mayoría de los casos (ejemplo: King Kong) los efectos visuales nos alejan de la historia, se convierten en una barrera infranqueable para los espectadores porque generan una curiosidad ajena al drama. Para el caso están tan bien logrados que, como deber ser, pasan desapercibidos.
Ambas películas consiguieron 13 nominaciones al Oscar. Sin dejar de reconocer que El curioso caso de Benjamin Button es una excelente película, dudo mucho que consiga algunos de los principales premios del Oscar como lo hizo Forrest Gump. Mis predicciones las publico en breve.

lunes, febrero 09, 2009

Woody Allen y sus mujeres





Woody Allen es, aunque parezca un loro repitiendo lo mismo, uno de los grandes realizadores cinematográficos contemporáneos. Además de que posee uno de los universos íntimos más extraordinarios del cine, quiero referirme en esta ocasión a otra de sus dotes divinas: es uno de los mejores directores de mujeres de la historia.
Cuando uno piensa en grandes directores de mujeres surgen los nombres de George Cukor, Billy Wilder y Roger Vadim.
A esa distinguida lista se pueden añadir Pedro Almodóvar y Woody Allen. Curiosamente, ambos han llevado a Penélope Cruz a las puertas del Oscar, el primero con Volver (2006) y el segundo con su Vicky Cristina Barcelona, este mismo año.
Para el expediente de Woody Allen, si lo necesitara alguna vez, hay que anotar que es la décimo primera ocasión en que una actriz bajo su dirección es nominada al Premio de la Academia. Tres de ellas han ganado y una ha repetido.
Esta curiosa historia comenzó en 1977, cuando Dianne Keaton ganó como mejor actriz por su papel en Annie Hall. Al siguiente año, Allen consiguió nominaciones para Geraldine Page y Maureen Stapleton, ambas por Interiores. En 1979, Mariel Hemingway fue nominada por Manhattan.
Dianne Wiest ganó como mejor actriz de reparto en 1986 por su papel en Hannah y sus hermanas. La siguiente nominación de una actriz de Allen fue para Judy Davis, por Maridos y esposas en 1992.
Dianne Wiest repitió nominación y premio de mejor actriz de reparto por Balas sobre Broadway en 1994. Por la misma película, también fue nominada Jennifer Tilly.
Mira Sorvino ganó como mejor actriz de reparto en 1995 por su papel en Poderosa Afrodita.
Samantha Morton fue nominada por su rol en Sweet & Lowdown en 1999.
Predicciones astrológicas para las nacidas bajo el signo de una canción de Serrat: Penélope Cruz puede ir preparando su discurso de agradecimiento a la Academia, a Pedro, a Woody. Y digo más: recibirá el premio de las manos del hombre que ama.