Movie Suite© por José D'Laura

viernes, enero 30, 2009

Opera prima: nuevos universos

(Revisando mi listado de favoritas latinoamericanas, re-descubro Amores perros, la ópera prima de Alejandro González-Iñárritu. Ahora me doy cuenta de que sin saberlo, asistimos a un momento mágico en la historia del cine.)

Para un director de cine, su ópera prima es más que la suma de sueños, esfuerzos, obsesiones y propuestas. Esa primera película es su tarjeta de presentación para el escenario cinéfilo. Por ella, muchos lo evaluamos en función del porvenir.
Para los espectadores, una ópera prima es un pasaporte a un nuevo universo de ideas, a una nueva forma de decir, a una personalísima perspectiva de la vida.
Una ópera prima es más que el enorme privilegio que nos brinda un artista de saborear sus sueños en bandeja de celuloide. Es ampliar nuestros horizontes para alcanzar un nuevo cielo. Es descubrir (y descubrirnos) en ese espejo ajeno nuestros más válidos sueños.
Porque de lo que se trata es de tejer mejores lazos entre todos y todas las historias, de explorar nuestra vocación por el misterio.

lunes, enero 19, 2009

Cristiano de la secreta: algunas precisiones

Con el estreno de Cristiano de la secreta, primer estreno dominicano del 2009, creo es pertinente hacer algunas precisiones.
El cine dominicano necesita guionistas.
Me parece muy bueno que Cristiano de la secreta es el primer remake de un filme dominicano. En efecto, ya nadie se acuerda de que la película original de José García estuvo nominada al Casandra.
Siempre será mejor remozar una vieja idea que crear un nuevo disparate. Pero hacer una nueva versión, además de mayores recursos y mejor realización, supone una revisión de la historia y superar aquellos puntos que se estimen débiles en el libreto.
El cine dominicano necesita actores y actrices propios.
Ya he señalado que atravesamos la etapa televisiva: muy acertadamente, el cine se nutre de las conocidas caras de la televisión porque, en alguna medida, eso garantiza el apoyo del público. Pero las expectativas se desvanecen ante una triste realidad: siempre nos dan más de lo mismo que vemos en la pantalla chica.
El cine dominicano necesita de críticas constructivas.
Cada vez más, los involucrados en los proyectos que se estrenan dan demostraciones de intolerancia frente a los comentarios, bien intencionados, que la crítica especializada publica. Hablo de crítica especializada, no de los francotiradores de la envidia que todo el mundo tiene. Hablo de gente que tiene años escribiendo sobre películas y a los que se les debe mucho respeto. No se puede, bajo ningún precepto, condicionar la crítica a que sea permanentemente complaciente porque pierde su razón de ser. Por demás, en Dominicana, la crítica cinematográfica poco tiene que ver con el éxito de un filme determinado.
Cristiano de la secreta ha gozado en sus primeros días del favor del público y que bueno que así haya sido. Esperamos que se repita con los demás estrenos del año. ¿Cumple su meta de entretener? Sí. ¿Puede ser calificada de buena película? Definitivamente, no.
A pesar del incuestionable talento de sus realizadores, cuando no se tiene una buena historia es casi imposible hacer un buen filme.

lunes, enero 12, 2009

Globos de oro 2009: ¿un triunfo de los rebeldes?

Ya se conocen los ganadores de los Globos de oro. Se sabe que es el premio de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood que preside Jorge Cámara. Se sabe también que pautan las líneas generales de por dónde viene el Academy Award.
Lo que me llama la atención de esta entrega es la inclinación de la balanza hacia filmes y personalidades que no son exactamente el prototipo de la industria del cine.
Veamos, Slumdog Millionaire consiguió los 4 premios a que estaba postulada: Mejor Película (Drama), Mejor director (Danny Boyle), Mejor guión (Simon Beaufoy) y Mejor música (A. R. Rahman). Estos premios convierte a este filme de sólo $15 millones de dólares y rodado en la India, en la más fuerte contendora para el Oscar.
Danny Boyle es un director inglés independiente (y medio rebelde) a quien recordamos por filmes fabulosos (Tumba a ras del suelo, Trainspotting) y disparates como La playa.
En el apartado de mejores actores, los premiados fueron: Mickey Rourke (dramático por The Wrestler) y Colin Farrell (cómico por Escondidos en Brujas). Si usted no reconoce en estos nombres la esencia de ser Bad boy, no ha vivido en este planeta.
Woody Allen no sólo es uno de los directores de cine más talentosos de la historia, sino también uno de los que con mayor desdén ha tratado los premios. Eso no ha impedido la elección de Vicky Cristina Barcelona como mejor comedia. Y si Penélope Cruz no ganó fue porque la compañía Miramax decidió hacer campaña por otra rebelde: Kate Winslet.
Usted me dirá que Kate protagoniza Titanic, el filme más taquillero de la historia, pero eso no invalida a esta inglesa que ha hecho la carrera que ha querido sin someterse a los dictámenes de Hollywood, sobre todo en lo que a su peso se refiere. Winslet ganó como Mejor actriz dramática (Sólo un sueño) y Mejor actriz de reparto (The Reader).
Heath Ledger, recibió su Globo de oro póstumo por El caballero de la noche, la más taquillera del año dirigida por Christopher Nolan, otro independiente.
Y, en la categoría de Mejor actriz en comedia o musical, premio recayó en Sally Hawkins por Happy-Go-Lucky de Mike Leigh, otro inglés que se maneja con mucha independencia.
El único premio que cayó en un producto típico de la industria fue el relativo a la Mejor película de animación, Wall-E, y todos sabemos que sus valores fílmicos son innegables.

Ojalá y sea que están enviando algún mensaje al mundo: Sean rebeldes que algún día serán recompensados.

viernes, enero 02, 2009

Lo mejor del 2008 en Santiago

Ante la avalancha de excelentes películas, hubo que crear diferentes equipos de trabajo para la pre-selección de las mejores películas exhibidas.
Decidimos solicitar ayuda a Arturo Rodríguez, gurú de la crítica de cine, en lo referente a los estrenos europeos y las ganadoras de los principales festivales del mundo. Sólo un profesional de la capacidad de Arturo podía con semejante tarea.
Un equipo conformado por Félix Manuel Lora, Armando Almánzar y Efraím Castillo se dedicaron a estudiar el voluminoso expediente de los estrenos estadounidenses con especial énfasis en el llamado cine independiente. Solicitaron la asesoría de Luis Rafael González. Se les concedió.
Por su lado, Pedro Estrella, Teddy Ureña y Reyna Mendoza, del Círculo de Cine de Santiago, tenían el reto inalcanzable de evaluar toda la producción latinoamericana y las cinematografías emergentes exhibidas. Solicitaron una extensión del plazo para presentar su informe. No se les concedió.
Bien entrada la primera madrugada del 2009, desperté del sueño y me encontré con apenas 10 títulos que merecían la pena. Triste realidad la del oficio de la crítica.
Por suerte, existe la industria del dvd y l@s amig@s solidari@s que se acuerdan de uno cuando viajan o les cae en sus manos algo que puede calificarse de Cine, con mayúsculas.
En fin, la mejor película exhibida en Santiago fue Sin lugar para los débiles, el formidable trabajo de los hermanos Coen que mereció el Premio de la Academia de Hollywood. A veces el Oscar acierta.
En cuanto a actuaciones, fuimos testigos de dos formidables caracterizaciones en el 2008: Daniel Day-Lewis en Petróleo sangriento y Marion Cotillard en La vida en rosa, ambos títulos entre lo mejor que nos llegó.
Otros siete títulos para recordar en estricto orden de exhibición:
Match Point: Woody Allen, tan virtuoso como siempre.
Sweeney Todd: lo nuevo del tándem Burton-Depp.
Wall-E: ha sido seleccionada por la Asociación de Críticos de Los Angeles como mejor película del año. Gana de calle su Academy Award.
El caballero de la noche: la película más taquillera del año: $530.7 millones de dólares recaudados en USA. Perdimos a Heath Leger (por muerte) y a Christopher Nolan (por éxito).
Expiación, pecado y deseo: ¿Hemos sobrevalorado este filme de Joe Wright?
Elizabeth: la edad de oro: otra formidable actuación de Cate Blanchett y correctísima puesta en escena de Shekhar Kapur.
Tropa de élite: este contundente drama de José Padilha ganó el Festival de Berlín y muestra la salud de que goza el cine latinoamericano.
La cinefilia es el arte de tres grandes deseos: un hermoso futuro lleno de buenos filmes para todos, conocer mi alma gemela y paz en el medio oriente. ¿Es mucho pedir?