Movie Suite© por José D'Laura

lunes, julio 21, 2008

Taquillas: Batman versus el Hombre Araña

No, no se trata de ninguna película mexicana de lucha libre.
Lo que pasa es que las expectativas se han cumplido: The Dark Knight ha pulverizado todos los récords de taquillas en Estados Unidos el pasado fin de semana. Los números no mienten: $155 millones de dólares para el estreno más esperado del verano, la convierten en el mejor debut en la historia del cine.
De paso, destronó a El hombre araña 3, filme que consiguió $151.1 en mayo del pasado año. Recordemos que entre los mejores debuts de la historia también están: Piratas del Caribe 2 ($135.6) y Shrek 3 ($122).
Pero The Dark Knight también estableció una nueva marca para un viernes de estreno: $66.40 millones de dólares contra los $59.8 recaudados por el Hombre Araña 3.
Otro récord fue el de las funciones de medianoche. Explico: The Dark Knight se comenzó a exhibir a las 12:01 de la medianoche del viernes (para insomnes, noctámbulos y fanáticos histéricos que no se pueden esperar a las funciones de día) y las boletas para estas funciones de madrugada se agotaron hace mucho tiempo. Se vendieron boletos por $18.5 millones de dólares. Para variar, el récord anterior estaba en poder de Guerra de las Galaxias: la venganza del Sith con unos $16.9 millones.
Otro récord para tomar en cuenta es el de los cines Imax. En estas 94 pantallas exclusivas, The Dark Knight consiguió $6.2 contra los $4.7 del Hombre Araña 3.
Muchos quieren aplicar una teoría económica para desmeritar el éxito de esta nueva Batman. Señalan que el precio promedio de un boleto hoy día es de $7.08 dólares (se vendieron 21.94 millones), mientras que cuando el Hombre Araña implantó su récord el precio promedio era de $6.88 y vendió unos 21.96 millones de entradas.
Pero no hay argumentos que valgan: Batman es el nuevo campeón de las taquillas.
Entre las claves para ese éxito hay que citar la muerte de Heath Leger y el morbo que genera en el público verlo personificar al Guasón, uno de los archi-rivales de nuestro héroe que ya encarnó Jack Nicholson. El papel se asume como muy traumático para cualquier actor, como peligroso para su psiquis. Ya se habla hasta de Oscar póstumo para Leger.
Del director de The Dark Knight, Christopher Nolan, hay que señalar que ha mostrado su extraordinario talento en filmes como Following y Memento. Con este exitazo, asumo que lo perdimos a los fines de hacer filmes de bajo presupuesto y calidad indiscutible. A propósito: The Dark Knight sólo costó $185 millones de dólares.
Finalmente, un dato para medir la fiebre que este filme ha creado: en la era de lo fast, los tickets se vendieron a una velocidad de 15 por segundo.

miércoles, julio 09, 2008

Kung Fu Panda, lo nuevo de Dreamworks

Hasta hace unos años, Disney era un monopolio en el mercado de cine de animación. El logo de Disney (recientemente remozado) implica de forma automática para muchos padres un sello de garantía de que el contenido de un filme es apropiado para toda la familia.
Disney nuevamente impuso el dibujo animado (ahora diseñado en computadoras) como un aliado natural para conquistar un importante segmento del mercado cinematográfico de verano.
Efectivamente, con La sirenita (1989) consiguieron 109 millones de dólares en taquilla y despertaron la envidia ajena. El colmo del éxito fue La bella y la bestia (1991), la primera película de animación en recibir un Globo de Oro como Mejor Película y ser nominada al Oscar compitiendo con películas de acción real (perdió de El silencio de los inocentes).
Ya era demasiado. La 20th Century Fox lo intentó en 1997 con Anastasia, pero desistieron ante los pobres resultados. Eso mismo año, Steven Spielberg, David Geffen y (mucha atención, el ex-jefe de Disney) Jeffrey Katzenberg fundaron la productora Dreamworks.
Apenas un año después presentaron credenciales con: Hormigas y El Príncipe de Egipto. El resto es historia: Shrek, Madagascar y Bee Movie, incluídas.
Ahora nos llega Kung Fu Panda y hay que señalar de entrada que se trata de uno de los filmes más agradables del año.
Ese tono burlón con relación al mundo místico de las artes marciales la convierte en una película que disfrutan los niños por sus fabulosas secuencias de acción y sus muchos gags, y sus padres también, acaso sobrevivientes de la época dorada de Bruce Lee.
No hay ideas rebuscadas, sólo se trata de pasar un buen rato. Y dejar bien clarito un mensaje: cuando se quiere, se puede.
Como el nombre la compañía productora: los sueños funcionan. Es cuestión de definir objetivos, afinar talento y ponerle empeño.