Movie Suite© por José D'Laura

miércoles, abril 30, 2014

Bitácora de la Muestra de Cine 2014

La Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo es, en palabras de Michael Corleone, “una oferta que no se puede rechazar.” Como cinéfilo militante, acudo al llamado de la pasión por el Séptimo Arte, del respirar Cine con mayúsculas, aún sea por 10 días frenéticos que me salvan de la muerte por inanición cinematográfica.

Recogo mis corotos en una maleta y escojo una de mis máscaras. Tiene la etiqueta de Dulce porvenir y casi una sonrisa dibujada. No sé que carajos significa. Pero un fundamentalista cibaeño ni huye, ni baraja pleito, así que marcho con ínfulas de Quijote.

 Noche inaugural.

Llegar a Santo Domingo ya también implica re-encontrarme con muchas amistades cinéfilas. Lidia Bastos, Félix Manuel Lora y Héctor Moreta, organizadores de la Muestra; con el Comité de asesores: Alberto Ramos, Jorge Cámara y Armando Almánzar; con las poderosas Zumaya Cordero y Desiree Reyes; con Angel Haché, Luis Rafael González, Pablo Mustonen y una extensa lista que hacen que la pela valga la pena.
Algo inédito de los últimos años: el Jurado Oficial estaba completo y sentadito para la función inaugural: Javier Andrade, María Margarita Jimenes, Mario Naito, Leticia Tonos y Pericles Mejía. Una junta de eruditos, sin duda.
La canadiense Gabrielle cautivó a la sala con el drama de dos jóvenes adultos con condiciones especiales que se enamoran y tienen que enfrentar el pesimismo de casi todos los que le rodean frente a sus ganas de vivir como adultos independientes. La directora Louise Archambault maneja con ternura femenina y mucho tacto esta historia de amor bajo el Síndrome de Williams.
La noche culminó con cena en Masai Restaurante, en medio de un tertulia, liderada por Mario Naito,  que repasó la historia del Cine hasta nuestros días. De la Marquesa de chocolate, mejor ni hablo, que todavía estoy llorando del gusto.

 Día 1:
Ya lo he dicho alguna vez y lo repito: las mañanas post-inaugurales son tan laaaaaaaargas. Por supuesto, hubo desayuno cinéfilo con Alberto Ramos en el que repasamos personales devociones y recordamos a Arturo Rodríguez, fundador de la Muestra de Cine y un sembrador de cinéfilos.
Cualquier otro plan se pospuso hasta que retornara el enfoque que ameritan las letras. Pero también se teoriza durante el almuerzo: Lidia Greco, jurado de Signis y educadora de toda la vida, tiene interesantes puntos de vista para mejorar nuestros sistemas educativos.
En la sala, la argentina La Paz (Santiago Loza) explora los intentos de Liso de reconstruir su vida, luego de estar recluído en una clínica siquiátrica. El camino parece indicarlo la capital boliviana que alude el título y donde se necesita más solidaridad para los sedientos de educación.
Luego, tocó el turno a Ilo Ilo, ópera prima de Anthony Chen premiada con la Cámara de Oro en Cannes, y las dulces formas explotación laboral y la discriminación que se da a los filipinos que buscan mejorar su condición de vida en Singapur.
El final de la noche fue reservado para la polaca Walesa: la esperanza de un pueblo, filme en que el veteranísimo Andrzej Wajda recrea la vida de esta popular figura que fue de trabajador portuario a fundador de Solidaridad, que ganó el Premio Nóbel y la presidencia de Polonia.

Día 2:
Cuando se tiene un conversador tan versado como Mario Naito, una mañana resulta poca para repasar algunas de las excepcionales personas del cine americano contemporáneo y la época Warner de Hitchcock. Pero el intento se hizo.
Hoy he abrazado a Franklin Hernández, un hermano que me regaló la cinefilia, mientras compartía con Claudia Lepage, productora de La distancia más larga, que compite como Opera Prima.
En la sala, la colombiana Tierra en la lengua (Rubén Mendoza), inspirada en la vida de su abuelo, Don Silvio, es un patriarca testarudo, machista, mujeriego y violento, que ha llenado el campo con sus bastardos. Toda la atmósfera de la Colombia rural, con guerrilla incluída, en un callejón sin salida para sus protagonistas.

Luego, la francesa Los bastardos (Claire Denis) nos hace viajar hasta el fondo de un misterioso suicidio, detrás del cual hay mucho más cosas ocultas que las que puedo contar. Para cerrar la noche, El gran cuaderno (János Szász), nos sitúa en plena segunda guerra mundial, en el campo húngaro, en condiciones casi bárbaras, dos hermanos son puestos en custodia de su abuela y tendrán que aprender a sobrevivir a todas las explosiones.

Día 3:
El propósito manifiesto de esta mañana era reclutar a la mayor cantidad de comensales para un almuerzo con el Comité Organizador de la Muestra. El cubano Mario Naito se excusó de inmediato por otra invitación que tenía ya confirmada. La argentina Lidia Greco se iba con el Jurado Signis para la playa y, ante la tentación de probar un poquito de nuestro paraíso, era bien difícil que cambiara de opinión. Pero valió la pena nuestra excursión gastronómica a Travesías. Fue tan buena que hasta habichuelas con dulce, de postre, incluyó.

En el cine, abrimos con la española Ismael (Marcelo Piñeyro) sobre la imperiosa necesidad de un niño de 8 años, el Ismael del título, de conocer a su papá y como le cambia la vida a todos quienes le rodean. A segunda hora, el español Manuel Martín Cuenca (habitual de la Muestra) presentó su Caníbal, ante una sala expectante que se disponía a degustar uno de los platos fuertes del día. Simultáneamente, la venezolana Claudia Lepage presentaba su producción La distancia más larga ante una sala abarrotada de compatriotas, bandera incluída. Finalmente, la japonesa De tal padre, tal hijo (Hirokazu Koreeda, otro habitual) es la historia de unos padres que enfrentan el terrible error de sus niños cambiados al nacer. Nos hace reflexionar sobre los lazos que creamos entre familia, el tiempo de calidad que dedicamos a los que queremos y cuál es realmente el secreto del amar. Con una sobriedad y una precisión extraordinarias.    
Día 4:
Una mañana de domingo siempre es tiempo y espacio en que rara vez aparecen los invitados, en que muy contados salen de sus cuevas y de los brazos de Morfeo.

En la sala, recibí la visita de Reyna Mendoza, enviada especial de mi Comité de Apoyo Emocional, con quien compartí la belga El círculo de amor se rompe (Félix van Groeningen), una de las finalistas del Oscar presentes en la Muestra. Elise y Didier están destinados a amarse con locura, sin saber que despiertan los celos de los dioses. Deberán enfrentar insalvables pruebas entre canciones de bluegrass. A segunda hora, la cubana La película de Ana (Daniel Díaz Torres) aborda en clave de humor la precaria situación actual que obliga a muchos cubanos a vender su alma al mejor postor para conseguir el sustento de cada día. El final de la noche guardaba una agradable sorpresa: la argentina Ciencias naturales (Matías Luchessi) en la que Lila, de 12 años, siente la imperiosa necesidad de conocer a su padre. En medio de la pampeana Córdova, los agrestes y templados paisajes contrastan con la vitalidad y la determinación de Lila y un viaje que cambiará su vida.

Día 5:
Después de la breve tertulia del desayuno, la mañana de este lunes disfrazado de domingo (gracias al feriado) ha servido para hacer algunas notas para el curso de “Estética del Cine Contemporáneo” que imparto la próxima semana. 

En la sala, la venezolana Pelo malo (Mariana Rondón), describe las duras condiciones de vida para Junior, su madre que es una joven viuda y su hermanito menor en la caótica Caracas de hoy día. A la madre le preocupa la obsesión de Junior con alisarse el pelo para la foto escolar. Un callejón sin salida que no brinda muchas esperanzas. Y si la vida te da limones, hazte una limonada. En la segunda sesión, la peruana El limpiador (Adrián Saba) sorprendía con su propuesta: Lima se ve plagada por una misteriosa epidemia, mientras Eusebio trata de encontrar la familia de un niño que ha encontrado en una casa abandonada. Simultáneamente, fueron presentados dos de los cortos ganadores del concurso  ShortFest Mazola:  Suicidio y Asesinato de Guille Mueses y Babbo de Gabriel Valencia y Dulci Lieggi, excelente manera de estimular el surgimiento de nuevos realizadores. Finalmente, el maestro Wong Kar-Wai nos deslumbraba con su hermosa The Grandmaster, historia de traición, honor y amor que ocurre luego de la caída de la última dinastía de China, una época de oro para las artes marciales.

Día 6:
Esta mañana hicimos el recorrido habitual para los invitados internacionales: Puerta del Conde, Mercado Modelo de la Mella, Catedral de Santo Domingo y, poco a poco, lo trocamos en un “tour ferretero” que llenará de orgullo a los hijos de Lidia Greco, cuando se enteren.
En la sala, pudimos apreciar con tranquilidad la venezolana La distancia más larga (Claudia Pinto Emperador). En la segunda hora tocó el turno de presentación de El idiota, el tercer corto seleccionado dentro del  ShortFest Mazola. Simultáneamente, disfrutábamos de Finsterworld (Frauke Finsterwalder), curioso montaje episódico que nos muestra las historias de varios personajes en la Alemania contemporánea y de cómo, la decisión de una persona termina por afecta a todo un grupo.
Para el final de la noche, Tierra en la lengua (Rubén Mendoza), una minimalista historia del abuelo que le enseña a dos de sus nietos a “ponerle alitas al diablo” en la Colombia rural, azotada por la violencia.

Día 7:
Una mañana frenética para enviar a tiempo a Iván Mora, recién llegado de Ecuador, a una entrevista a Listín Diario, pisar un local del BHD para felicidad de Mario Naito y organizar agendas en la convocatoria del almuerzo en Asia Mia. Todo recompensado por su helado revestido de coco frito, postre tan delicioso que debe ser ilegal en alguna parte del mundo.

En la sala, películas con un común denominador: el masaje. La alemana Love Steaks (Jacob Lass), una historia de amor entre polos opuestos en un lujoso hotel. Clemens y Lila quebrantarán más de una regla social. En Caníbal (Manuel Martín Cuenca), Carlos es el sastre más prestigioso de Granada, pero tiene un pequeño problema: le gusta la carne…humana. Una masajista rumana va a representar su gran conflicto. Entre masajes, el ecuatoriano Iván Mora ha presentado su ópera prima Sin otoño, sin primavera, retrato de la desencantada juventud de clase media guayaquileña y su búsqueda de la felicidad.

Día 8:
Entre enviar a los ecuatorianos Javier Andrade e  Iván Mora a Cineasta Radio, llevar a Naito a la tienda de computadoras más cercana y buscar, infructuosamente, un ejemplar de Listín Diario, se consumió la mañana. A la 1 de la tarde el Jurado Oficial inició su proceso de laaaaaaaaargas 
deliberaciones, que apenas nos dejó tiempo para almorzar antes de arrancar para el cine. Habemus veredictus, pero ya saben que no puedo revelar nada.
En la sala, Ayer no termina nunca (Isabel Coixet): una historia de pareja que hacer un grandísimo honor a su título. A segunda hora, se presentó el documental Blanco (Melvin Durán), ganador del I Festival Dominicano de Documentales, que causó una muy buena impresión entre los asistentes. El plato fuerte de la noche fue, sin dudas, La vida de Adéle (Abdellatif Kechiche) la historia de una adolescente que quiere conocer más del mundo y de la vida y el mejor mapamundi que encuentra es otro cuerpo de mujer. Como es habitual, Kechiche planta su mirada donde otros miran hacia las nubes y nos encanta con su puesta en escena natural, sin artificios.

Día 9:
Mi lado sádico queda complacido con sacar de la cama a Javier Andrade pasadas las 10 de la mañana: se comprometió para un paseo a la Zona Colonial junto a Iván Mora. Antes, su dosis de malecón, espectáculo que siempre les resulta maravilloso. Junto al mar, Iván ha lanzado su nuevo proyecto: la primera película selfie del mundo. Ya andamos buscando patrocinio. 

En la sala, la chilena Matar a un hombre (Alejandro González Almendras) nos impacta con su sobria y minimalista puesta en escena. Un guión formidablemente construído para llevarnos de la mano de este hombre y su familia, acosados por un delincuente de poca monta. Luego, la venezolana  Azul y no tan rosa (Angel Ferrari), arrancaba carcajadas a la audiencia y promovía sin mucho profundizar mayor tolerancia hacia el mundo LGBT. La multitud que se presentó para ver La gran belleza (Paolo Sorrentino) obligó a habilitar una sala extra para su exhibición. Esta carta de amor a Roma encantó a un público expectante que rió con cada chiste, celebró las canciones y se deleitó con la belleza de la Ciudad Eterna. Eso es lo que llamaría el peso específico de un Oscar en la categoría de Mejor Película Extranjera.

Día 10:
Estos son los ganadores en la Muestra de Cine 2014: 
Ciguapa de Oro a la Mejor Película: La Paz de Santiago Loza.
Mejor Director: János Szász por El gran cuaderno.
Mejor Actor: Jairo Salcedo por Tierra en la lengua.
Mejor Actriz: Veerle Baetens por El círculo de amor se rompe.
Mejor Guión: Alejandro Fernández Almendras por Matar a un hombre.
Mejor Fotografía: Pau Esteve Birbau por Caníbal.
Mejor Opera Prima: Ciencias naturales de Matías Lucchesi.
Premio Mazola del Público: El círculo de amor se rompe de Félix van Groeningen.

Premio Signis a la Mejor Película: Pelo malo (Mariana Rondón)


Epílogo: Lo peor de todo es la resaca del día después. Ese volver a la vulgaridad cotidiana, a los super-héroes del verano. A veces dan ganas de clamar por un diluvio insecticida. Nunca tanto. 


lunes, abril 28, 2014

Verano USA 2014: superhéroes, transformers y palomitas de maíz.

El inminente estreno de El asombroso Hombre Araña 2 inaugura oficialmente el verano cinematográfico en Estados Unidos (y Dominicana). Alguien que le avise al Capitán América que todavía no era verano. Aunque por los US$225 recaudados (y contando), poco o nada le importan las estaciones.
Y me doy mucho ánimo frente a las hordas de adolescentes que, atormentados por sus hormonas, asaltarán las salas, se pasarán todo el tiempo haciéndose una selfie para echarle vainas a sus amiguit@s, devorarán los cubos de palomitas de maíz, chuparán como sanguijuelas gigantes los vasos de refrescos y gritarán excitados ante la pirueta del protagonista. En fin, toda una fiesta.
Esta es la lista de las películas que aspiran a lograr el pedazo más grande del pastel del verano:
Mayo 2: El asombroso Hombre Araña 2: el poder de Electro con la misma fórmula de la entrega anterior: Marc Webb (director), Andrew Garfield (actor) y Emma Stone (actriz).
Mayo 9: Neighbors de Nicholas Stoller con Seth Rogen y Zac Efron.
Mayo 16: Godzilla, una nueva versión del mismo monstruo dirigida por Gareth Edwards, con Aaron Taylor y Elizabeth Olsen corriendo por sus vidas.
Mayo 23: X-Men: Días del futuro pasado: la misma fórmula de las entregas anteriores: Bryan Singer (director), Hugh Hackman, James McAvoy, Jennifer Lawrence (actores).
Mayo 30: Maléfica, protagonizada por Angelina Jolie como la malvada bruja (todos nos comeríamos la manzana, de muy buena gana) y que ha inspirado una colección de ropa.
Junio 6: Edge of Tomorrow, el nuevo título del cienciólogo Tom Cruise, dirigido por Doug Liman.
Junio 13: 22 Jump Street: la misma fórmula de la entrega anterior: Phil Lord (director) y Channing Tatum y Jonah Hill (protagonistas).
Junio 20: Think Like a Man Too: la misma fórmula de la entrega anterior: Tim Story (director) y Kevin Hart, Gabrielle Union y las otras parejas (protagonistas).
Junio 27: Transformers: la era de la extinción: el director Michael Bay cambió a sus protagonistas y ahora son Mark Whalberg y Nicole Peltz.
Julio 4: Tammy es la comedia escatológica que protagonizan Melissa McCarthy y Susan Sarandon.
Julio 11: Fast & Furious 7: la perfecta excusa para que los fanáticos de Paul Walker rindan homenaje a su ídolo.
Julio 18: El amanecer del planeta de los simios, dirigida por Matt Reeves y protagonizada por Gary Oldman y Keri Russell.
Julio 25: Jupiter Ascending de Andy y Lana Wachowski, con Mila Kunis y Channing Tatum.
Agosto 1: 50 sombras de Grey, la esperadísima adaptación de la novela erótica que ha hecho suspirar a millones de mujeres en todo el mundo. Dakota Johnson y Jamie Dornan prometen fantasías de todo tipo.
Agosto 8: Las tortugas ninja: yo todavía tengo la esperanza de que sea un relajo.
Agosto 15: Expendables 3: toda la acción geriátrica que pueden ofrecer Stallone, Harrison Ford, Mel Gibson y Schwarzenegger, entre otros.
Agosto 22: Sin City: una dama por la cual matar, dirigida por Frank Miller y Robert Rodríguez, basada en la novela gráfica del primero.
Agosto 29: Jessabelle, una mujer vuelve a Louisiana y se encuentra con un fantasma de su pasado y…¿en serio?
Septiembre 12: Search Party: dos amigos que se proponen reunir de nuevo a un amigo común con su ex-prometida.
Septiembre 19: The Maze Runner, o el título de ciencia-ficción que puede convertirse en una tendencia.
Septiembre 26: The Boxtrolls, un filme de animación basado en la novela infantil Here Be Monsters, de Alan Snow.

Para esta fecha todo estará consumado. Y consumido. Y le escribiré un correo electrónico a mis amigos cinéfilos porque hemos sobrevivido otro verano.

jueves, abril 24, 2014

Al sur de la inocencia, debut de Héctor Valdez.

Siempre he postulado que una de las formas de medir la salud de una cinematografía es por el número de nuevos directores que debutan con largometrajes. Simple: una nueva perspectiva se suma cada vez que alguien decide dar el paso y presentar credenciales como realizador. Un debutante significa aires nuevos para un cine que sigue buscando sus caminos.
A juzgar por el número de debutantes, el Cine Dominicano goza de muy buena salud. De las 6 producciones presentadas hasta esta fecha, la mitad (tres) están dirigidas por primerizos, a saber: Duarte: traición y gloria (Leo Silverio), De pez en cuando (Francisco Valdez) y Al sur de la inocencia (Héctor Valdez).
Al sur de la inocencia es lo que llamamos una road-movie, es decir, un filme de carreteras, para el caso, el precioso sur de Dominicana. Una frecuente regla dramática señala que en toda road-movie, co-existen, al menos, dos viajes: uno físico (de un punto geográfico a otro) y otro mental (en que debe operarse un cambio en la forma de pensar (y/o actuar) de los personajes.
Eso no se cumple a cabalidad en Al sur de la inocencia ya que la historia tiene un buen punto de arranque, que provoca que nuestros personajes emprendan su viaje hacia el sur, pero que no se sostiene en el desarrollo de la historia.
Así como en gramática española abrimos un signo de interrogación al inicio de una pregunta (¿) y cerramos una vez esta se formula (?), así hay que abrir y cerrar los arcos dramáticos que queremos proponer en una historia. Si abrimos muchos arcos dramáticos, pero no los cerramos adecuadamente, provocamos que la película no tenga “gancho”: en efecto, el público simpatiza con los personajes, pero esa simpatía no es estimulada para que crezca conforma avanza la película.
Otra regla dramática básica: atentar contra la fortaleza del “punto de quiebre” del personaje que conduce la trama es atentar contra la credibilidad de toda la historia. Al sur de la inocencia contiene una historia de amor central que es resuelta con un montaje paralelo que le resta fuerzas.
Pero hay que apostar a Héctor Valdez como talento emergente del cine dominicano. Es indudable que evidencia aptitudes de sobra para dirigir películas.
Y con él nuevos rostros: la preparadísima Sarah Jorge León, en su esperado primer protagónico, y el prometedor Christian Alvarez. Junto a ellos, Frank Perozo, una estrella de actor que llena cada fotograma con su sola presencia.
En el aspecto técnico, sobre todo la fotografía y la edición, el filme llena su cometido. Pero deseo llamar la atención sobre la inapropiada selección de canciones y merengues para el filme: deben corresponder naturalmente a la época en que se desarrollan los eventos (tiempo presente) y a la edad de los personajes (jóvenes y bilingües) que, definitivamente, tienen otro perfil.    
En definitiva, Al sur de la inocencia es un filme dominicano que resulta novedoso en su propuesta y que merece ser tomado en cuenta por todos los que creemos que el sur también existe.


Al sur de la inocencia (2014). Dirección: Héctor Valdez; Guión: Cynthia F. Cota; Fotografía: Frankie Báez; Música: Sergio Marte y Vohké; Edición: José Delio Ares García. Elenco: Sarah Jorge León, Frank Perozo, Christian Alvarez.

martes, abril 22, 2014

Andrei Tarkovski: retratar al alma, esculpir en el tiempo.


(Como es tradición, estas Vacaciones de Pascua es un tiempo maravilloso para invertirlo en algún Maestro del Cine. Este año, cada segundo se lo dedico al ruso Andrei Tarkovski, gracias a la cinéfila solidaridad de Alberto Ramos, uno de sus devotos más fieles en el Caribe. –José D’Laura.)

Decía el sueco Ingmar Bergman que las películas del ruso Andrei Tarkovski eran como milagros: “Tarkovski para mí es el más grande, un cineasta que inventó un nuevo lenguaje que captura la vida como un reflejo, la vida como un sueño.” Anda pal carajo, me quedé sin palabras y tengo que escribir esta nota.
Uno de los cineastas más estudiados hoy día, Andrei Tarkovski (1934-1986), es un universo siempre pendiente de descubrir por las nuevas generaciones de cinéfilos y realizadores, ¡ay!. Un cineasta con una propuesta que siempre se hace nueva, para terror de sus detractores y francotiradores del talento ajeno.
Como Buñuel, nos encanta con sueños. Como Bergman, sus personajes sobrellevan esa pesada carga de existencialismo. Como Kurosawa, nos encanta con aguaceros torrenciales, como de sueños. Pero Tarkovski fue grande porque retrata el alma del hombre y lo hace con una certeza poética que muy pocos han logrado en la historia del Cine.
Cuando rodó su filme debut, La infancia de Iván (1962) le ocurrió lo mejor que le puede pasar a un realizador: se llenó de preguntas. Preguntas que casi encontraban respuestas en su siguiente filme, pero que también se multiplicaban exponencialmente: “Hasta después de La infancia de Iván no tuve conciencia de la necesidad de mi tarea creativa. Al terminar, sentí por primera vez que el Cine estaba cerca, en algún lado.”
Y entonces se puso a pensar, acto absolutamente necesario antes de escribir y rodar. Para los sedientos, Tarkovski: “En el Cine lo que me atrae son las interconexiones poéticas que se salgan de la normalidad. La lógica de lo poético. El Cine es la más verídica y poética de todas las artes.”
Cualidad del buen cineasta: sus filmes proponen más preguntas, que las respuestas que puede balbucear.
En La infancia de Iván, el protagonista es un niño que sueña y que juega a la guerra. Para Iván su juego es cruzar el río hasta donde se encuentran las líneas alemanas. Un juego que ha tenido decenas de imitadores con mucho menos suerte: El imperio del Sol (1987, Steven Spielberg), El niño del pijama de rayas (2008, Mark Herman), In Darkness (2011, Agnieszka Holland) y un largo etcétera.
Un debut que lo plantó de golpe en el circuito internacional de cine, que le valió el León de Oro en Venecia y que llamó la atención de las autoridades del temible Goskino, el Comité Estatal de Cine: La infancia de Iván no cumplía con las exigencias de “realismo socialista”. Un estigma que perseguiría a Tarkovski toda su vida y que terminaría, unos años más tarde, forzándolo a emigrar a Suecia.
El mismísimo Jean-Paul Sartre acuñó un nuevo término, “surrealismo socialista”, para referirse al combinado de sueño y vigilia logrado en La infancia de Iván.
Andrei Rublev (1966), que los gringos, con esa sabiduría mercadológica que les caracteriza, han re-bautizado La pasión según Andrei, fue la segunda empresa en que se embarcó Tarkovski luego de rechazar todas las propuestas imaginables y sufrir todo tipo de limitantes en su intención de rodar El idiota de Dostoyesvki, así como la negativa total para hacer un filme dedicado al Evangelio de Lucas.
El estreno del filme coincidía con el quinto centenario del nacimiento de Rublev, Maestro de la pintura rusa que legó una obra llena de armonía y claridad, tanto más sorprendente por su contraste con las condiciones históricas en que vivió.
El paralelismo no podía ser más obvio: Tarkovski también era víctima de esa misma intolerancia y su filme estuvo cinco años prohibido. Su presentación en el Festival de Cannes puede verse como el resultado de la cruzada personal de Robert Favre Le Bret. Cuando las autoridades rusas pidieron la devolución inmediata del filme, algún tíguere le hizo una copia pirata a Andrei Rublev, dando inicio a uno de los más célebres mitos de joyas cinematográficas salvadas de la censura.
Solaris (1972), fue considerada por muchos como la respuesta rusa a 2001: Odisea del espacio (1968, Stanley Kubrick), ¡ay tiempos neuróticos de la Guerra Fría! El propio Tarkovski, con esa humildad característica de los genios, decía que era su película menos lograda por no escapar de los convencionalismos del género de ciencia-ficción. Sin embargo, un crítico italiano fue mucho más preciso: Solaris inaugura el género de la “conciencia-ficción”.
El océano del asteroide Solaris sondea los cerebros de nuestros astronautas y materializa la imagen que tienen de seres queridos, del pasado o del futuro, reales o imaginarios.
Si hay una película en la historia del Cine en la que cada quien ve lo que quiere ver, esa es El espejo (1974), título sugerente, significativo y formidable donde los haya. El filme es un collage de recuerdos de la infancia del propio Tarkovski, mezclado con material de la Guerra Civil Española, la II Guerra Mundial y de la guerra entre Rusia y China; y con un hilo conductor formidable: los poemas escritos y recitados por Arseni Tarkovski, padre del director.
Como si probáramos Ratatouille, el filme nos transporta de golpe al recuerdo de la madre, al sabor de la infancia redimida, funcionando como catalizador de nuestros propios recuerdos con un impacto sentimental devastador. Para los incrédulos, Tarkovski: “El Cine es una realidad emocional y, como tal, el espectador lo percibe como una segunda realidad.”
En Stalker (1979) tres individuos (un escritor que odia escribir, un científico sin oficio y el stalker (o guía) del título) emprenden un viaje hacia el lugar más silencioso del mundo: La Zona, un sitio que, como es debido, las autoridades han prohibido visitar.
Todos buscan su ideal de felicidad en el viaje que, en realidad (virtual), son dos: uno físico hasta La Habitación, donde sus deseos más profundos se hacen realidad; y otro mental. Como si fuera el camino a Oz, pero sin brujas buenas, ni malas y la Dorothy del cuento desaparece antes que inicie la acción. Inventario para la felicidad post-moderna: teléfono, electricidad y pastillas para dormir.   
Para la historia queda el episodio de que una máquina de revelado dañó la mayor parte de la película. Ante la negativa del Goskino para compensar las pérdidas, Tarkovski redimensionó la película en dos partes. La primera con el material salvado y la segunda con el material que pudo rodar con un presupuesto adicional. Todo un genio.
Cuando rodó Nostalgia (1983), estaba gravemente aquejado de ese típico estado anímico común a toda Rusia. Era la primera vez que dirigía fuera de su país y, aunque todavía contaba con el permiso oficial, era inminente su definitiva salida hacia horizontes menos sofocantes. Hay que imaginar el dolor de ese exilio para un director que otorgó gran importancia a la idea del hogar: esas paredes que atrapan la infancia, ese mundo de primeras sensaciones, ese pedazo de tierra que puedes llamar Patria y sientes tan tuyo.
Su último filme, Sacrificio (1986), es un desgarrador canto a la esperanza, al hombre, a lo que queda de este mundo. Prefiero citar el lamento de uno de sus personajes: “La humanidad va por un camino equivocado, un camino muy peligroso. Existe el miedo a la muerte, que es un miedo terrible. ¡Cuán diferentes serían las cosas si pudiésemos dejar de temer a la muerte!”. Quizás, la única manera de salvarnos de la desesperanza es hacer el amor y salir volando, ¡ay, Subiela!.
A lo largo de su carrera, Tarkovski mantuvo una curiosa relación con el público y, constantemente, se veía abrumado por cartas que exigían respuestas a las tantas preguntas que originaban sus filmes. Porque muchos de los cinéfilos acuden al cine a buscar una historia, con un tema, con héroes y, casi siempre, un final feliz. Para los hambrientos, Tarkovski: “Para mí no hay duda de que el objetivo de cualquier arte consiste en explicar por sí mismo y a su entorno el sentido de la vida y de la existencia humana. O quizá no explicárselo, sino tan sólo enfrentarlo a esa interrogante.”
En las películas de Andrei Tarkovski no encontrarán respuestas de laboratorio. Siempre tratan de una búsqueda. Una búsqueda que comienza con cada amanecer y las alas con las que vestimos nuestro corazón.

lunes, abril 21, 2014

Cannes 2014: la sección oficial.

18 películas son las que oficialmente competirán en el 67mo. Festival de Cannes, que se celebrará desde el 14 al 25 de mayo, según anunció el delegado general del certamen, Thierry Frémaux.
Estos filmes de diferentes países competirán por la Palma de Oro. Uno de los acontecimientos esperados en esta sección será el estreno como director del actor estadounidense Ryan Gosling, con Lost River.
La lista completa es la siguiente:
- Sils Maria, del francés Olivier Assayas.
- Saint Laurent, del francés Bertrand Bonello.
- The search, del francés Michel Hazanavicius.
- Adieu au langage, del franco-suizo Jean-Luc Godard.
- Deux jours, une nuit, de los hermanos belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne.
- Maps to the stars, del canadiense David Cronenberg.
- Mommy, del canadiense Xavier Dolan.
- Captives, del canadiense Atom Egoyan.
- The Homesman, del estadounidense Tommy Lee Jones.
- Foxcatcher, del estadounidense Bennett Miller.
- Still the water, de la japonesa Naomi Kawase.
- Mr Turner, del británico Mike Leigh.
- Jimmy's Hall, del británico Ken Loach.
- Le Meraviglie, de la italiana Alice Rohrwacher.
- Relatos salvajes, del argentino Damian Szifron, única representante latinoamericana.
- Timbuktu, del mauritano Abderrahmane Sissako.
- Leviathan, del ruso Andrey Zvyagintsev.
- Kis Uykusu, del turco Nuri Bilge Ceylan.

El filme de apertura, fuera de competición es Grace de Monaco, del francés Olivier Dahan.

viernes, abril 11, 2014

Premios Ariel 2014: los nominados.

La 56ta. entrega de los Premios Ariel, que otorga la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, se llevará a cabo el 27 de mayo, pero ya conocemos los nominados.
Los filmes que más postulaciones tienen son La jaula de oro, de Diego Quemada- Diez, y Heli, de Amat Escalante, que compiten en 14 categorías cada una. 

Mejor película
-La jaula de oro
-Heli
-Los insólitos peces gato
-Club sándwich
-No quiero dormir sola

Mejor dirección
-Amat Escalante Wool (Heli)
-Diego Quemada-Diez (La jaula de oro)
-Fernando Eimbcke (Club sándwich)
-Claudia Sainte-Luce (Los insólitos peces gato)
-Francisco Franco (Tercera llamada)

Mejor actor
-Brandon López (La jaula de oro)
-Armando Espitia (Heli)
-Luis Gerardo Méndez (Nosotros los Nobles)
-Harold Torres (La cebra)
-Jesús Padilla Rodríguez (Workers)

Mejor actriz
-Adriana Roel (No quiero dormir sola)
-Dolores Heredia (Huérfanos)
-Arcelia Ramírez (Potosí)
-María Renée Prudencio (Club sándwich)
-Ximena Ayala (Los insólitos peces gato)

Mejor co-actuación masculina
-Rodolfo Domínguez (La jaula de oro)
-Ricardo Blume (Tercera llamada)
-Gerardo Taracena (Potosí)
-Juan Eduardo Palacios (Heli)
-Dagoberto Gama (Nómadas)

Mejor co-actuación femenina
-Lisa Owen (Los insólitos peces gato)
-Rebecca Jones (Tercera llamada)
-Sonia Couoh (Potosí)
-Mariana Gajá (No quiero dormir sola)
-Linda González (Heli)


Mejor ópera prima
-La jaula de oro
-Los insólitos peces gato
-No quiero dormir sola
-Halley
-Quebranto

Mejor largometraje documental
-Quebranto
-El alcalde
-Lejanía
-Miradas múltiples

-La huella del Dr. Ernesto Guevara

miércoles, abril 09, 2014

Revisen sus agendas: vuelve la Muestra de Cine 2014.

Un buen cinéfilo ya sabe cuáles son sus instrucciones: borrar todo compromiso de su agenda entre el 1 y 10 de mayo y mudarse para Fine Arts Cinema Café en ocasión de la XVI Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo 2014, que tiene a Canadá como país invitado de honor.
La Sección Oficial de la Muestra la conforman los filmes:
-El círculo de amor se rompe (The broken circle breakdown, Bélgica)  
-Los bastardos (Les salauds, Francia)
-Caníbal (España)
-De tal padre tal hijo (Soshite chichi ni naru, Japón)
-Dos vidas (Zwei Leben, Alemania)
-Gabrielle (Canadá)
-La gran familia española (España)
-El gran cuaderno (Le gran cahier, Hungría)
-Love Steaks (Alemania)
-Matar a un hombre (Chile)
-La Paz  (Argentina)
-La película de Ana (Cuba)  
-Pelo malo (Venezuela)
-Tierra en la lengua (Colombia)
-Walessa (Polonia)

El Jurado de la Sección Oficial está formado por: el director ecuatoriano Javier Andrade, la realizadora dominicana Leticia Tonos, el crítico e investigador cubano Mario Naito, la analista cinematográfica  María Jimenes, y Eduardo Trias  director del Festival de Huelva.

La sección Opera Prima la conforman los filmes:
-Azul y no tan rosa (Venezuela)
-Blackbird (Canadá)
-Ciencias naturales (Argentina)
-La distancia más larga (Venezuela)
-Finsterworld  (Alemania)
-Ilo Ilo (Singapur)
-El limpiador (Perú)
-Por las plumas (Costa Rica)
-Sarah prefiera correr (Sarah prefère la course, Canadá)
-Sin otoño, sin primavera (Ecuador)
-Somos Mary Pepa (México)
-Sonidos de Barrio (O som ao roedor, Brasil)

El Jurado de la Sección Opera Prima lo conforman: Jalsen Santana, actor dominicano, Amelia del Mar Hernández guionista y productora dominicana y Rubén Peralta, crítico de cine.

Dentro de las “presentaciones especiales” contaremos con joyas ya premiadas a nivel mundial como:
-La gran belleza, de Paolo Sorrentino, ganadora del Oscar a la Mejor Película Extranjera y de varios Premios del Cine Europeo.
-The Grandmaster, de Kar Wai Wong, con 11 nominaciones a los Premios Asiáticos del Cine.
-La vida de Adele, de Abdellatif Kechiche, ganadora de la Palma de Oro en Cannes.

En fin, un exquisito programa de filmes para complacer las apetencias del más exigente cinéfilo.

La Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo se hace realidad gracias a su patrocinador oficial MERCASID y su marca MAZOLA, y otros co-patrocinadores: Antena Latina, Hershey’s, Mr. HotDog, Coca-Cola, El Catador, Hotel Plaza Naco, Maeno & Co. Y, por supuesto, Caribbean Cinemas.  

martes, abril 08, 2014

Festival Internacional de Cine Independiente 2014: los ganadores.

Ya se conocen los ganadores de la primera edición del Festival Internacional de Cine Independiente, un valioso aporte dirigido por el talentoso cineasta Joan Espino.
El jurado del IFFiC 2014, conformado por el comunicador y psicólogo Juan Lamur, la actriz Pachy Méndez, el realizador Arismendy Hernández y los críticos Orlando Santos y José D’Laura, emitió el siguiente veredicto:
Categoría largometrajes de ficción:
Mejor Película: Oh Boy del alemán Jan Oler Gerster.
Mejor Director: Jan Oler Gerster por Oh Boy.
Mejor Actor: Ryszard Ronczewski por Kaddish for a Friend.
Mejor Actriz: Dorylia Calmel por Extranjera.
Mejor Guión: Leo Kashin por Kaddish for a Friend.
Mejor Fotografía: Philipp Kirsamer por Oh Boy.
Mejor Edición: Viva Riva!.

Categoría Cortometrajes:
Primer lugar: Campeón de Mijail Peralta.
Segundo lugar: Al otro lado de Yanillys Pérez.

Tercer lugar: Aquella que va sobre zancos de Francisco Montás.

lunes, abril 07, 2014

Premios Platino 2014: los ganadores.



Estos son los ganadores de la primera entrega de los Premios Platino, creados para honrar lo mejor del cine iberoamericano.
Mejor Película: Gloria, del chileno Sebastián Lelio.
Mejor Director: Amat Escalante por Heli.
Mejor Actor: Eugenio Derbez por No se aceptan devoluciones.
Mejor Actriz: Paulina García por Gloria.
Mejor Guión: Sebastián Lelio y Gonzalo Masa por Gloria.
Mejor Música: Emilio Kauderer por Metegol.
Mejor Filme Animado: Metegol de Juan José Campanella.
Mejor Documental: Con la pata quebrada, del español Diego Galán.
Mejor Co-producción: Wakolda de Lucía Puenzo (Argentina, España, Alemania).


Premio Platino de Honor: Sonia Braga, actriz brasileña.

martes, abril 01, 2014

Cine versus intolerancia religiosa.

El Cine es la forma artística más importante de nuestro tiempo y, dado su gran impacto en el público, la que más escándalos produce. Son muchos los filmes que han llamado la atención de grupos (religiosos, políticos, raciales, ignorantes) que se sienten ofendidos y que han usado su influencia para tratar de censurar o prohibir su exhibición pública.
Desde los mismos inicios del cine filmes como El nacimiento de una nación (1915, David Griffith) y La edad de oro (1930, Luis Buñuel) provocaron airadas reacciones que llevaron incluso a quemar las salas de cine en las que se proyectaba.
Ahora que Noé (dirigida por Darren Aronofsky, ay!) ha debutado en el primer lugar de las taquillas en Estados Unidos se hace pertinente hacer una rápida revisión de los filmes que han sido atacados por la intolerancia religiosa.
Como se sabe, Noé se ha prohibido en muchos países islámicos, donde retratar a un profeta es un tabú. Las autoridades de varios países en el Medio Oriente, incluyendo Catar, Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos, prohibieron su exhibición. También se sumó Indonesia.
Hace unas semanas, en Estados Unidos la película animada Frozen (la película de animación más taquillera de la historia, con recaudaciones mundiales de más de $1,072 millones de dólares) fue cuestionada por el pastor Kevin Swason, de la Iglesia de la Reforma, quien acusó al filme de ser “una agenda gay”. Un artículo de la revista National Catholic Register aseguraba que existían argumentos para esa sospecha.
Una de las polémicas más recordadas fue la de Viridiana (1961, Luis Buñuel) rodada en España y que logró burlar la rígida censura del dictador Francisco Franco. Luego de que ganara la Palma de Oro en Cannes, Franco destituyó al director general de cine y ordenó que se quemaran todas las copias del filme.
La última tentación de Cristo (1988, Martin Scorsese): fue duramente criticada por la Iglesia Católica por considerarla blasfema contra la imagen de Jesús. En los Estados Unidos fue exhibida con poco respaldo del público, pero en la mayoría de los países latinoamericanos fue prohibida su exhibición.
El Rey León fue un éxito de taquillas y el Instituto Americano del Cine la ubica en el 4to. Puesto dentro de las 10 mejores películas de animación. Pero el activista conservador Donald Wildmon vió mensajes ocultos un unas nubes que “promovían la promiscuidad sexual.”
En 2003, Mel Gibson fue víctima de sus comentarios homofóbicos y su filme La pasión de Cristo desató todo tipo de críticas de parte de la comunidad judía en Estados Unidos, quienes argumentaban que no se sentían correctamente representados en el filme. Con el apoyo de la Iglesia Católica, el filme recaudó más de $370 millones de dólares, sólo en Estados Unidos.
Hace tres años, La actriz iraní Marzie Vafamehr fue condenada a un año de prisión y a 90 latigazos por su participación en la película Mi Teherán a subasta.  El otro caso iraní es el de Esto no es una película, del cineasta Jafar Panahi, condenado a seis años de cárcel. Él no puede salir de Irán, pero su filme ganó reconocimiento en Cannes.
En  2012, violentos incidentes de protesta se vivieron en muchos países luego de que se supiera de una cosa llamada La inocencia de los musulmanes, hecha en California con muy poca calidad por Sam Bacile, un vendedor de inmuebles que tuvo que esconderse y luego fue llevado a prisión.                

Ya lo dijo Einstein: “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.”