Movie Suite© por José D'Laura

viernes, junio 22, 2012

Las actrices mejor pagadas, según Forbes

Hollywood sigue siendo un pueblo de vaqueros en el que las mujeres reciben mucho menos oportunidades, mucho menos atención y mucho menos dinero. En la descripción de Forbes los estudios son “notoriamente tacaños” con las actrices.

Aún con todo en contra, algunas actrices han logrado establecerse en el imaginario colectivo, primera condición para ganar salarios proporcionales a los ingresos que generan los filmes que protagonizan.

Según la revista Forbes, Kristen Stewart, con tan sólo 22 años y la saga Crepúsculo en su haber, fue la mejor pagada durante el período comprendido entre mayo de 2011 a mayo de 2012, cada una con US$34.5 millones ganados.

Stewart, sólidamente establecida como actriz de taquilla, también presenta credenciales como actriz de peso en filmes como Welcome to The Rileys (2010, Jake Scout).

En el segundo lugar se ubicó la siempre risueña Cameron Diaz quien devengó unos US$34 millones.

En el tercer puesto se ubica Sandra Bullock quien, con sus US$25 millones, me hace quedar mal cada vez que señalo que ella es un invento desesperado de Hollywood por crear la nueva “sweet heart”, heredera de Julia Roberts, quien figura en la sexta posición con unos US$16 millones.

La sensual Angelina Jolie se ubica en la cuarta posición con unos US$20 millones. Además, ha debutado como directora y se distingue como Embajadora de Buena Voluntad de las Naciones Unidas.

El quinto puesto es para Charlize Theron quien se ganó desde el pasado mayo unos US$18 millones. El próximo año, veremos que ganará un mejor puesto gracias a filmes como Blancanieves y la leyenda del cazador y Prometheus.

Otras incluídas en la lista de Forbes son: Sarah Jessica Parker (7, US$15 millones), Meryl Streep (8, US$12 millones), Kristen Wiig (9, US$12 millones) y Jennifer Aniston (10, US$11 millones de dólares).

martes, junio 19, 2012

Tim Burton y sus sombras tenebrosas.

La serie de televisión Sombras tenebrosas se emitió desde 1966 hasta 1971 en Estados Unidos y constituyó, sin ninguna duda, la mayor fuente de traumas y sustos (nunca olvidaré el rictus del rostro del actor Jonathan Frid) para los adolescentes de entonces, por los efectivos mecanismos de terror que empleaba.

La maldición del vampiro Barnabás Collins y la crueldad que empleaba con sus víctimas nos horrorizaba y seducía por igual.

Naturalmente, cuando se planteó la posibilidad de llevarla al cine se pensó en Tim Burton. ¿Por qué? Tim Burton es, sin duda, el mejor director de atmósferas del cine contemporáneo.

En efecto, cualquier filme de Burton es un logro de ambientación que sobresale por la excelencia con la que emplea los decorados, el vestuario, el maquillaje, las luces y todo elemento que contribuya a crear la atmósfera adecuada para los personajes del filme. Esto, independientemente de que se trate de una adaptación de cómic (Batman), un musical de terror (Sweeney Todd), o de una novela (Alicia en el País de las Maravillas.)

Con Sombras tenebrosas se tomó el humor gótico como fórmula para aproximar este rico universo televisivo a las nuevas generaciones, al tiempo que la historia viajó en el tiempo hasta 1972, lo cual la hace imposible de tragar para las nuevas generaciones. Resultado: al momento que escribo estas líneas, al filme ha recaudado US$75 millones, decepcionante cifra si tomamos en cuenta que su costo de producción rondó los US$200 millones y que Alicia en el país de las maravillas, el anterior filme de Burton, alcanzó los US$ 334 millones, sólo en USA.

Pero es parte del riesgo de producirle a Tim Burton quien siempre navega entre las profundas aguas del cine de autor y la superproducción de Hollywood. Goza de indudable prestigio en Hollywood, a cuyo stablishment le ha hecho más de un guiño (Ed Wood) y le ha puesto en más de un aprieto (Mars attacks).

Con la crítica de cine también su relación ha sido de amor y odio: algunos lo adoran por creaciones como Big Fish, casi todos lo detestan por fiascos como El planeta de los simios.

Burton siempre cuenta con un envidiable equipo de colaboradores fieles. Entre ellos: el guionista John August, el editor Chris Lebenzon, el músico Danny Elfman, la directora de casting Susie Figgis, la diseñadora Colleen Atwood, el fotógrafo Philippe Rousselot, su ex Lisa Marie, su actual Helena Bonham Carter, sus ídolos Christopher Lee y Martin Landau; y el actor Johnny Depp. Si no me lo cree, revise los créditos de Frankenweenie, que se estrena este mismo año.

Para Johnny Depp, el actor-fetiche de Burton, era lo más natural la opción para interpretar a Barnabás Collins: este personaje le ha obsesionado desde su niñez. La relación de ambos comenzó en 1990 con El joven Manos de tijeras y ha seguido con Ed Wood (1994, en homenaje a unos de los peores directores que ha tenido el cine), Sleepy Hollow (1999), Charlie y la factoría de chocolate (2005), la cinta de animación La novia cadáver (2005), el musical Sweeney Todd (2007) y la alucinante Alicia en el país de las maravillas (2010).

Y todos, siempre dan lo mejor de ellos cuando son azotados por el dulce látigo de Tim Burton: el mejor creador de atmósferas del cine contemporáneo.

miércoles, junio 06, 2012

María Montez: Primera Estrella Dominicana en Hollywood

El 3 de julio de 1939, María Montez arribó a los Estados Unidos.

Contaba entonces con 27 años, una edad a la que muchos piensan es prácticamente imposible iniciar una carrera exitosa dentro del mundo del entretenimiento, y muy especialmente del cine.

27 años (Me van a permitir un paréntesis rockero). A esa edad han fallecido grandes luminarias asociadas a la música. A los ventisiete años falleció Jimmy Hendrix (18 de septiembre de 1970), el mejor guitarrista que ha conocido el rock. También a los ventisiete, Janis Joplin (4 de octubre de 1970), una de las voces más grandiosas de la Era de Acuario. A esa edad, murió Jim Morrison (3 de julio de 1971), líder del grupo The Doors. También Kurt Cobain (5 de abril de 1984), líder de la banda Nirvana. Más recientemente, la cantante Amy Winehouse (23 de julio de 2011), producto de sus adicciones. (Cierro el paréntesis).

Con 27 años, María Montez llegó a los Estados Unidos. Llevaba consigo una determinación invencible de ganarse un espacio en el mundo de la farándula americana. Una vocación que anunció desde muy niña: “Cuando sea grande, seré una estrella de Hollywood”.

Para subrayar aún más el significativo triunfo que obtuvo en Hollywood, me permito contextualizar su llegada a la llamada Meca del Cine, en función de las luminarias que más brillaban en ese momento.

Para hacerlo, tomo como referencia el listado de las más importantes Estrellas Femeninas que elaboró el American Film Institute (Instituto del Cine Americano), para conmemorar los primeros 100 años del cine, listado que se tiene como la mejor referencia en esa materia.

Las primeras cinco actrices son: Katherine Hepburn, Bette Davis, Audrey Hepburn, Ingrid Bergman y Greta Garbo. Excepto la tercera, todas fueron contemporáneas de María Montez. También era la época de las míticas estrellas latinas Dolores del Río y Carmen Miranda. Y a todas las tuvo que enfrentar a la hora de ser escogida en los diferentes castings de las grandes producciones de la época.

Pero, contra todo pronóstico, María Montez brilló con su garbo, con su exótica belleza, con luz propia en el cielo de Hollywood en donde se le llegó a conocer como “La Reina del Technicolor”, gracias a filmes como: Las mil y una noches (1942, John Rawlings), Alí Babá y los 40 ladrones (1944, Arthur Lubin) y La Reina Cobra (1944, Robert Siodmak) que se constituyeron en verdaderos éxitos de taquilla en su momento.

Más aún, la Primera Estrella que tuvimos en Hollywood nunca renegó de sus orígenes dominicanos. Muy por el contrario, siempre habló con orgullo de Barahona, su pueblo natal.

Ahora que celebramos el centenario de su nacimiento, María Montez se me antoja el tipo de mujer laboriosa, soñadora, tenaz, capaz de perseguir su sueño hasta alcanzarlo y vivirlo a plenitud. Un ejemplo a seguir para cualquiera.