Movie Suite© por José D'Laura

jueves, junio 30, 2011

Fernández juramenta Director General de Cine.

El presidente Leonel Fernández juramentó al Director General de Cine de la República Dominicana y al Comité Consultivo Cinematográfico, organismo que está vinculado al desarrollo de este sector en el país y dependerá de la Dirección General de Cine.

El jefe de estado tomó el juramento al Director General de Cine, Ellis Pérez, y al viceministro de Cultura para Asuntos Cinematográficos, Marlon Soto, quienes fueron designados mediante el decreto 375-11.

En ese mismo orden, el mandatario tomó el juramento a los miembros del Comité Consultivo Cinematográfico, integrado por los señores Manuel Corripio, Felipe Vicini, Ricardo Hazoury, Félix García, Adriano Miguel Tejada, Freddy Ginebra, José Miguel Bonetti, Juan Ramón Gómez Díaz, Joan Giacinty, Antonio Espaillat Armando Almánzar, Omar de la Cruz y la señora Isabel Turul .

La ceremonia, efectuada en el salón de Embajadores del Palacio Nacional, contó con la asistencia de los ministros Administrativo de la Presidencia, Luís Manuel Bonetti; de Economía, Planificación y Desarrollo, Temístocles Montás y de Industria y Comercio, Manuel García Arévalo.

miércoles, junio 22, 2011

Cars 2, el nuevo éxito de Pixar.

Ya tenemos entre nosotros a Cars 2, la propuesta Pixar para el verano del 2011, y no me aprovecho la ocasión para destacar el éxito arrollador de la Factoría Pixar, un proyecto de John Lasseter que ha llegado al infinito (rigor creativo) y más allá: 6 premios Oscar con 11 filmes.
Esta impresionante historia de éxitos comenzó en 1995 con el lanzamiento de Toy Story, dirigida por John Lasseter. Este fue el primer filme completamente generado por computadoras (CGI, por sus iniciales en inglés) y significó el descubrimiento de un nuevo mundo de posibilidades en el campo de la animación. Fue galardonado con un Oscar especial.
Le siguió Bichos (1998, John Lasseter) que recaudó unos US$163 millones en las taquillas. Toy Story 2 fue lanzada en el 1999 y sus US$246 millones en las taquillas no dejaban lugar para las dudas: estaban en presencia de un filón de oro.
Monsters, Inc (2001) no sólo significó el debut como realizador de Pete Docter, sino también el establecimiento de Pixar como indiscutible sello de garantía taquillera: su recaudación fue de US$256 millones.
Vino entonces Buscando a Nemo (2003). Otro de los animadores de Pixar, Andrew Stanton, debutó como realizador del filme que recaudó unos US$340 millones y se llevó el Oscar como Mejor Filme de Animación.
Los increíbles fue el lanzamiento Pixar para el 2004. Esta vez dirigió Brad Bird, la taquilla fue excelente (US$261 millones) y se llevó el Oscar como Mejor Filme de Animación.
Cars en el 2006 sirvió para la vuelta de Lasseter como director y engrosó a las arcas de sus productores la nada despreciable suma de US$244 millones.
Ratatouille (2007), segundo trabajo de Brad Bird, se disfrutó como un plato gourmet por los cinéfilos y consiguió US$206 millones en las taquillas.
En el 2009, Wall-E (Andrew Stanton) sobrepasó todas las expectativas: US$223 recaudados y su flamante Oscar como Mejor Filme de Animación. Ojo: la Asociación de Críticos de Los Angeles la eligió Mejor Filme del Año.
El 7 de marzo de 2010, UP: una aventura de altura, de Pete Docter, fue premiada con el Oscar a la Mejor Película de Animación, abrió el Festival de Cannes y sumó US$293 millones a los bolsillos de sus felices productores.
Como se esperaba, el pasado 27 de febrero Toy Story 3 consiguió el premio Oscar para el mejor filme animado. No olviden que, además, fue el filme más taquillero del 2010, con una recaudación de $415 millones de dólares solamente en Estados Unidos.
La cosecha continuará para Pixar: The Bear and the Bow es su otra propuesta para este año, mientras se ultiman detalles para el lanzamiento de Brave el 22 de junio de 2012.
Espera su turno al bate Sulley (el oso de Monsters) que reaparecerá en el 2013. Ya lo esperamos con una sonrisa a flor de piel.

martes, junio 14, 2011

Las mejores películas del cine

En 1952, la revista Sight & Sound hizo una encuesta entre los principales críticos de cine del mundo para determinar las mejores películas del cine.
Esa es la lista que se tiene como marco de referencia cuando se habla del tema y, cada década, se hace la encuesta de nuevo. Es decir, dentro de unos meses se darán a conocer los resultados de la nueva encuesta con el añadido de un listado adicional de las favoritas de unos 100 directores.
Desde 1962, Ciudadano Kane (1941, Orson Welles) encabeza el listado. Como cosa curiosa hay que decir que también encabeza el listado del American Film Institute como la mejor película americana de todos los tiempos. Sin duda, el formidable filme de Welles es una joya de realización, producto de sus geniales obsesiones y reinventó la forma de contar para el cine.
La segunda posición es para Vértigo (1958, Alfred Hitchcock), el filme que le permitió al maestro del suspenso mostrar su ingenio para convertir este género del cine en un vehículo para expiar sus delirios personales.
El tercer puesto lo ocupa La regla del juego (1939, Jean Renoir). El cine de Renoir es clave en el proceso de desarrollo del cine francés y europeo, sirviendo de inspiración para sus alumnos de La nueva ola. Cualquier filme de cuestionamiento de la sociedad le debe a la obra maestra de Renoir.
La cuarta posición es para El Padrino I y II (Francis Ford Coppola). Nunca he podido describir las huellas que me han dejado estos filmes de Coppola, mis favoritos de favoritos. Más allá de la Mafia, de la vida de inmigrantes, de rebelarse contra Hollywood, Coppola expone sobre la naturaleza del alma del hombre.
El quinto puesto lo ocupa Cuentos de Tokio (1953, Yasujiro Ozu), pocos filmes tratan con tanta precisión la brecha generacional entre padres e hijos y pocos filmes producen tanto impacto emocional más allá de lo que se muestra en pantalla.
En 1968 todavía el hombre no había pisado la luna. Sin embargo, Stanley Kubrick dirigió 2001: Odisea del espacio, que todavía hoy se considera la mejor película de ciencia-ficción y ocupa la sexta posición. Olvídese de los efecticos especiales que se producen hoy día, Kubrick era un verdadero visionario.
El puesto 7 es para El acorazado Potemkin (1925, Sergei Eisenstein), una verdadera demostración de las posibilidades expresivas y narrativas del cine, a partir de su edición. Eisenstein teorizó mucho al respecto, pero también convirtió en axiomas sus teorías.
La octava posición es para Amanecer (1927, Friedrich Murnau), primer trabajo en Estados Unidos del alemán que introdujo el punto de vista subjetivo en el cine. Murnau, como muchos, no necesitaba del sonido para comunicar efectivamente sus historias.
El puesto nueve es para 8 ½ (1963, Federico Fellini), un filme amado hasta morir por los directores porque presenta magistralmente la agonía y el éxtasis del proceso de creación cinematográfica, de la mano del Maestro italiano.
La décima posición es para Cantando bajo la lluvia (1952, Stanley Donen y Gene Kelly), un filme que define perfectamente lo que es un musical, imposible de ver sin que se le dibuje una sonrisa en el rostro del espectador.
Por supuesto, ya saben el problema de los listados: no están todas las que son, ni son todas las que están. Es por eso que un grupo de estudiosos han comenzado a cabildear a favor de algunos títulos.
Nick James hace campaña por Tres colores: Azul (1993, Krzysztof Kieslowski), Iain Sinclair por El Rey de New York (1990, Abel Ferrara), Peter Matthews por La tarea (1990, Abbas Kiarostami), Andy Medhurst por La boda de Muriel (1994, PJ Hogan), Amy Taubin por Haz lo correcto (1989, Spike Lee) y José D’Laura por Annie Hall (1977, Woddy Allen).